La oferta de suelo industrial por parte del alcalde de Camponaraya, Eduardo Morán, a las empresas catalanas que buscan a trasladar sus negocios ante la previsible declaración de independencia de Cataluña comienza tener respuesta. Dos empresas catalanas, una familiar de transporte de frigoríficos y otra de instalaciones industriales, se han puesto en contacto ya  con el Ayuntamiento de Camponaraya, según ha confirmado el propio alcalde.

La primera empresa estudia Camponaraya entre otras opciones mientras la segunda baraja abrir de inmediato una sucursal en el municipio, para lo ha pedido al alcalde una nave de 300 metros cuadrados. A la apertura de esta sucursal podría seguir en un futuro el traslado del negocio principal, todo ello dependiendo de cómo discurran los acontecimientos en Cataluña.

Por otro lado, el presidente de la Diputación de León, Juan Martínez Majo, en declaraciones recogidas por Ical, confirmó  el interés de al menos una decena de empresas catalanas por asentarse en la provincia de León, empresas a las  que garantizó que se les recibirá “con los brazos abiertos” si así lo deciden finalmente. Majo aseguró que hay suelo industrial disponible para albergarlas, además de que dijo tener constancia de que alguna recalará en la provincia.

Majo reconoció que algunas compañías de leoneses afincados en Cataluña podrían regresar “de forma silenciosa” al territorio provincial, donde se están haciendo ofrecimientos de suelo industrial para que así sea. De hecho, ratificó que podría llegar “alguna empresa del sector del transporte” que cuenta con casi 200 camiones, para situar en León su sede social.

De cualquier forma, Majo reconoció que el cambio de sedes sociales se trata de un trámite que se puede hacer y deshacer sin demasiado trabajo, al tiempo que expresó su deseo de que la situación que se está viviendo en Cataluña “concluya de otra manera”, declaró.