ESPECIAL EDUCACIÓN

El Bierzo y Laciana necesitan más donantes de sangre

Las más de 5.000 donaciones realizadas en 2022 no fueron suficientes para cubrir las transfusiones requeridas en los centros médicos de estas comarcas
Representantes de la Hermandad de Donantes de Sangre del Bierzo y Laciana. / QUINITO

La Hermandad de Donantes de Sangre del Bierzo y Laciana ha llevado a cabo este viernes una rueda de prensa en la que ha dado cuenta de la situación del área de Salud en esta materia. Las cifras de 2022 arrojan un récord de donaciones: se han superado las 5.000 pero esto no es suficiente para alcanzar las tasas de transfusión. En los hospitales de la comarca se realizaron 5.394 transfusiones y hubo 5.034 donaciones, un “margen estrecho” que si bien supera el 93 por ciento hace necesario que se traiga sangre de otras regiones.

En Laciana y El Bierzo donan sangre 35 de cada 1.000 habitantes. Desde la Hermandad, celebran que hayan aumentado los donantes de sangre en un “entorno demográfico complicado”. La pérdida de población —el área de Salud perdió más de 1.000 tarjetas sanitarias el pasado año— y el envejecimiento de la misma dificultan que se pueda conseguir más donaciones de sangre. Aumentan los potenciales receptores y falta gente joven, que es el grupo del que se consiguen más donaciones.

Los retos para 2023 serán incrementar el número de donaciones no tener que acudir a llamamientos de emergencia. Con más donaciones, se evitarían demoras en los quirófanos: cuando una persona va a operarse ha de haber sangre de su grupo se termine usando o no. Un transplante de órganos, por ejemplo, llega a requerir desde 60 hasta 100 transfusiones, han explicado los responsables de la Hermandad.

A partir de este año, se contará en el Bierzo y Laciana con dos unidades móviles que obtendrán plasma. El proceso se llama “aféresis” y lo hace una máquina instalada en esos autobuses. Estos vehículos parten de Valladolid, donde se encuentra centralizado el banco. De esta manera, se consigue que se pueda repartir a todas las zonas plasma, plaquetas y sangre de todos los tipos, se donara donde se donara. España no es autosuficiente en plasma —sí en concentrados de hematíes—, por lo que se ve obligada a importarlo. Conseguir esa autosuficiencia es un objetivo nacional que solo puede resolverse con la solidaridad de más ciudadanos.

“No se autoexcluyan”

El mensaje a las personas que —todavía— no donan sangre es, en primer lugar, que “no se autoexcluyan”. Las normativas han cambiado y hay personas que si bien antes eran excluidos para para donar sangre, ahora no lo son. Hay “falsas creencias”, dicen en la Hermandad, que no son fieles a las “garantías de primerísimo nivel” que hay en este proceso.

Para la organización, es necesario resaltar la relevancia social del acto de donar sangre. Se hace “a cambio de nada y para alguien que no sabes quién es”, recuerdan. Donando sangre se salvan vidas y “no es perjudicial en ningún caso”. Desde un punto de vista fisiológico, aportar esos 450 mililitros desde nuestras arterias estimula la regeneración.

Para donar, solo es necesario tener los 18 años cumplidos y pesar más de 50 kilogramos.

José Miguel Álvarez. / QUINITO

 

El presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre del Bierzo y Laciana, Abelardo del Ejido. / QUINITO

 

Representantes de la Hermandad de Donantes de Sangre del Bierzo y Laciana. / QUINITO

 

El presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre del Bierzo y Laciana, Abelardo del Ejido. / QUINITO

 

José Miguel Álvarez. / QUINITO