Hasta el día de Reyes, el Palacio de Canedo mantendrá abierta una singular exposición que hará las delicias de todos los públicos, pero especialmente de los más pequeños: carruseles navideños y maquetas de tren en las instalaciones de la bodega. José Luis Prada ha duplicado la colección de carruseles que el año pasado estrenó con tanto éxito.

Esta tradición centroeuropea, similar a la que nosotros tenemos con el Belén, hace que las casas se llenen de pequeñas maquetas, miniaturas y juguetes móviles durante los días de Navidad. Prada se decantó exclusivamente por los carruseles, quizá porque “todavía conservo el alma de niño”, dice. Así, se pueden ver algo más de cuarenta carruseles móviles inspirados en las atracciones de feria más populares: aviones, caballitos, norias, cadenas, etc…

Además de los carruseles, y enn colaboración con Al Tren, una empresa de modelismo ferroviario, se exhiben varias maquetas de trenes de la escala H0 y N cedidas por el coleccionista madrileño Alberto del Barrio. También se ha contado además con la colaboración del Ayuntamiento de Toral de los Vados, que ha cedido su maqueta del Túnel del Lazo (Brañueñas-Torre, incluyendo detalles de estaciones y hasta la línea de baldes de carbón del valle del Tremor). Se pueden ver locomotoras como la americana 1800, de los años setenta, en un tramo de vía de la desaparecida línea Astorga-Plasencia, o la Mitsubishi 269 (actual y en servicio en RENFE), así como vagones de mercancías, tolvas, cementeros, cerrados, etc… Además, el aficionado berciano Daniel Pérez Lanuza también ha sumado una maqueta de Iberama de los años ochenta.

Carruseles prada 2

Este año José Luis Prada ha acordado con el Banco de Alimentos del Sil que las personas que accedan a la exposición colaboren con ellos. El donativo será de un euro que irá íntegramente a las arcas del BAS que en estas fechas navideñas tienen las necesidades redobladas. Los voluntarios de la ONG, que recientemente fue galardonada con el Príncipe de Asturias, estarán los fines de semana con el fin de recaudar fondos y recordar que hay muchos que lo están pasando mal.