Num: 6966 | Viernes 3 de diciembre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

El patrimonio minero olvidado de La Piela

El Ayuntamiento de Corullón lamenta la falta de ayudas para restaurar el antiguo poblado de la mina de wólfram de la Peña del Seo

Poblado minero de La Piela y mina de wolframio a los pies de la Peña del Seo / Á.E.

A los pies de la Peña del Seo, en el municipio de Corullón, se alza el poblado minero de La Piela, vestigio de los tiempos de gloria de la mina de wolframio que se encuentra unos metros más arriba y que durante años contribuyó a la economía de la zona gracias a la utilidad de este mineral para fines militares.

El valor del wolframio ascendió como la espuma en las décadas de los 40 y los 50 del siglo XX, cuando primero los nazis lo compraban para endurecer sus blindados durante la II Guerra Mundial y después los aliados elevaban el precio para evitar que llegara a manos alemanas. Durante la Guerra de Corea (1950-1953), el mineral fue vendido a Estados Unidos en el momento más alto de la explotación, pero poco después la demanda cayó y la mina cerró sus puertas en 1958.

Poblado minero de La Piela / Á.E.

 

62 años después, el poblado de La Piela languidece a la sombra de la Peña, abandonado desde que su último vigilante lo dejó atrás en 1974 y sin que nadie recoja las solicitudes de ayuda que se lanzan desde el Ayuntamiento de Corullón, a cuyo municipio pertenece la junta vecinal de Cadafresnas, propietaria del poblado y los terrenos.

“Querríamos reconstruir al menos una de las casas para utilizarla como refugio”, asegura el alcalde, Luis Alberto Arias, “pero cuesta una millonada y el dinero se va siempre para el mismo sitio: Fabero, Villablino… Sólo se ve el patrimonio minero del carbón”.

En parte, Arias entiende esta circunstancia, ya que en un primer momento fue de la mano con Fabero en la solicitud de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para la zona, “pero nos quedamos atrás, porque aquello se abandonó ayer, como quien dice, y lo nuestro está muy deteriorado”. Sin embargo, le duele que todo se reduzca a un asunto económico.

Poblado minero de La Piela / Á.E.

 

Pequeños pasos

A pesar de todo, no se da por vencido y, con los pocos recursos que se pueden conseguir en un ayuntamiento con 400.000 euros de presupuesto, se van dando pequeños pasos. El camino hacia el poblado, que parte de Cadafresnas y termina en lo alto de la Peña del Seo, está perfectamente señalizado para que los visitantes no pierdan la ruta y comprendan lo que están viendo. “Intentaremos ir arreglando el resto”, señala Arias, “pero no podemos sacar partidas de más de 30 o 40 mil euros, y cuando te pones a hacer algo grande, te metes en 100.000 casi sin darte cuenta”.

Luis Alberto Arias también quiere retomar un proyecto iniciado tiempo atrás que consiste en realizar una visita virtual en 3D al interior de la mina y tiene claro que, antes de que acabe su mandato, las antiguas escuelas de Cadafresnas se convertirán en un albergue para los visitantes, recuperando así la idea de la Mirada Circular, otro proyecto que cayó en la trampa de la crisis.

“Aquello era de lo mejor que había por aquí”, recuerda el alcalde, “y estuvieron a punto de recuperarlo y hacer un albergue en condiciones. Ahora vamos a empezar esa obra para que la gente pueda dormir aquí y después continuar camino hacia la Peña del Seo, la Ruta de los Castaños o Barjas, que era la otra ruta que proponía la Mirada Circular”.

La Peña del Seo vista desde una ventana del poblado de La Piela / Á.E.

 

Falsas esperanzas

Hace unos años, la fiebre del wólfram estuvo a punto de volver a Cadafresnas y al poblado de La Piela cuando una empresa australiana comenzó a hacer prospecciones para volver a extraer mineral. Sin embargo, aunque la tierra escondía lo que buscaban, los gastos de extracción superaban a los beneficios de la venta, o al menos eso fue lo que dijeron al Ayuntamiento y el silencio volvió a la Peña.

También surgieron iniciativas en torno al wólfram uniendo zonas como Casaio, en Valdeorras, y el norte de Portugal, donde también se explotaba este mineral, pero de nuevo se quedaron en buenas intenciones ante la falta de financiación.

El alcalde de Corullón no puede evitar transmitir cierta rabia cuando habla de estos asuntos, o cuando le recuerdan que el poblado aparece en la Lista Roja de Patrimonio que elabora Hispania Nostra: “Que está mal ya lo sabemos nosotros. Lo suyo sería que además de decírnoslo nos echaran una mano para solicitar ayudas”, lamenta.

En Cadafresnas, en Corullón y en toda la zona son muy conscientes de lo que supone este patrimonio: “Nos duele verlo así, pero la junta vecinal no tiene un duro. Tratamos de mantenerlo para que no se pierda más, porque es un patrimonio tremendo, pero nadie nos echa una mano”.

Poblado minero de La Piela / Á.E.

 

Inicio de la Ruta del Wólfram en Cadafresnas / Á.E.

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.