Num: 6837 | Martes 27 de julio de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

El porcentaje clave para evitar el endeudamiento por préstamos

Cuando se habla de los diferentes tipos de préstamos y sus gastos asociados, se suelen tener en cuenta muchas variables para tomar la decisión


No son pocos los hogares que, tarde o temprano, acaban firmando cualquier tipo de crédito para afrontar un gasto excesivamente grande. Y más en este año 2020, con una pandemia que ha hecho especial daño a numerosas economías domésticas.

Precisamente esta situación está llevando a muchas familias a plantearse la solicitud de algún préstamo para afrontar gastos de diversa índole. Desde aquellos que necesitan pagar el alquiler o la hipoteca, hasta los que tienen que reparar el coche por una avería repentina o cualquier otro tipo de problema. Todos los gastos habituales ahora se pueden poner más en contra que nunca dado el incierto panorama que se está planteando.

Pedir un préstamo no siempre es la mejor opción, pero hay veces en las que es inevitablemente necesario. Por eso, conviene conocer las cuantías que se deben manejar con seguridad para evitar problemas de sobreendeudamiento, o para evitar también posibles estafas. Por extraño que pueda parecer, hay mucho engaño en la red, y eso es algo que hace andarse con especial ojo a la hora de pedir un crédito por internet. Sobre todo cuando esta está siendo la opción más habitual.

Evitando el endeudamiento excesivo por créditos

El mismísimo Banco de España ha sido el principal impulsor de las medidas de cautela más importantes a la hora de pedir un crédito. Según esta institución nacional, una persona o una familia no deben pedir préstamos con una cuota mensual por un valor mayor del 30% de los ingresos que se tienen. Es algo que debe aplicarse a créditos, tarjetas de crédito o préstamos en general.

Así, por ejemplo, si alguien tiene previsto pagar un crédito de 30.000 euros en 36 meses, las cuotas mensuales que debería abonar, sin contar los intereses, serían de 833 euros aproximadamente. Necesitaría unos ingresos mensuales de más de 2.700 euros para que este importe no fuera demasiado impactante en su economía.

El problema de esto es que no suelen tenerse en cuenta los intereses que añaden los bancos y financieras, y eso es algo que suele engordar considerablemente el coste del crédito al completo. En ese sentido, existen portales web que hacen las veces de comparadores y que ayudan a conocer todas las características de cada producto financiero disponible. De este modo, el usuario puede informarse sobre opciones como el préstamo 1000 euros o los créditos rápidos, conociendo cuáles son las mejores financieras y qué ofrece cada una tanto en bonificaciones como en exigencias.

Este porcentaje es algo que debe aplicarse al total de préstamos y créditos que deben pagarse mensualmente. De este modo, una familia con unos ingresos mensuales de 2.000 euros, por citar un ejemplo, aspira a un gasto máximo de 600 euros en este tipo de productos financieros. Si se pasa por encima de esa barrera, se entra en un terreno peligroso para la economía doméstica. De hecho, es más fácil que aparezcan situaciones de impago al no poder abordar otros gastos bastante habituales en el día a día.

Comunicación con la entidad emisora del préstamo

Por supuesto, otra forma impecable de evitar endeudamientos excesivo es teniendo una comunicación fluida y constante con la empresa o entidad que emite el préstamo. Esto es fundamental para conocer todas las condiciones reales del producto financiero que se va a solicitar o se está solicitando, ya que así se pueden manejar cantidades reales que ayuden a establecer un presupuesto más o menos ajustado para vivir con más tranquilidad en lo económico.

Asimismo, es algo que puede ayudar en un futuro ante el caso de que sea necesario solicitar cualquier tipo de prórroga. En estas situaciones, poder ilustrar el problema y hablarlo con la entidad suele ser de gran utilidad, ya que esta, además, debe prestarse a facilitar las cosas también al cliente. Las cláusulas abusivas están muy perseguidas actualmente, de hecho, se han llevado varios casos a tribunales por este tipo de cosas.

Conocer bien lo que se solicita y a qué está sujeto es fundamental para cualquier familia y/o individuo que vaya a solicitar un crédito. A día de hoy, se tienen más facilidades y opciones que nunca para hacerlo, por eso mismo hay que seguir andándose con mucho ojo, porque el riesgo de caer en problemas de dinero por pedir un préstamo demasiado exigente está también más presente que nunca.

A mayor abanico de opciones, más probabilidades caer en un error. Siempre hay que meditar bien e informarse todo lo posible antes de dar cualquier paso. De lo contrario, lo único que pueden aparecer son problemas y complicaciones que impidan disfrutar del día a día con tranquilidad y normalidad. No se debe olvidar nunca ese 30%, porque es la barrera económica más importante a valorar.

ACTUALIDAD DIGITAL IBÉRICA
redaccion@elbierzodigital.com | publicidad@elbierzodigital.com | administracion@elbierzodigital.com


© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.