El Procurador del Común pide más promoción de las destrezas de expresión oral y oratoria de los estudiantes

Sugiere que el Programa de mejora de esas habilidades se extienda también a la Educación Primaria y se desarrolle de forma continua

Ical El Procurador del Común ha emitido una resolución en la que aborda el Programa para la mejora de las destrezas de expresión oral, oratoria, para su desarrollo, carácter experimental, puesto en marcha durante el curso 2013-2014 por la Consejería de Educació para centros docentes de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato y en el que participaron un total de 17 centros de la (dos de cada una de las provincias, excepto de Soria, en la que únicamente hubo uno). La institución que dirige Javier Amoedo felicita al departamento por esa iniciativa pero sugiere medidas para potenciar su efecto.

Para el presente curso, según los datos del Procurador del Común, se presentaron 25 solicitudes de diez centros de la provincia de León; de cuatro de Valladolid; tres de Salamanca, Segovia y Zamora y uno de las provincias de Ávila y Palencia. Amoedo, que considera la propuesta “un importante acierto, dado que la expresión oral y la oratoria en sus la distintas modalidades son herramientas esenciales para moverse en los ámbitos educativo, profesional, social, y, en definitiva, en cualquier ámbito de la vida” plantea un abordaje sostenido de esas materias para que tengan efectos sólidos y duraderos en los escolares.

Así, en su resolución, propone que el desarrollo de destrezas de expresión oral y oratoria para la generalidad de los alumnos de Primaria, Secundaria y Bachiller se lleve a cabo con un carácter continuo, progresivo y normalizado, a través de programas como los que se han puesto en marcha para los cursos 2013-2014 y 2014-2015, a los que habría que añadir otras actividades informativas y formativas no necesariamente competitivas, sin olvidar los incentivos que habría de tener el profesorado para formarse en la materia y participar en la consecución de los objetivos marcados.

Si la experiencia de la primera convocatoria fue positiva, añade, “quizá hubiera sido factible que la convocatoria para el curso 2014-2015 hubiera sido más ambiciosa” y, en todo caso, de cara a próximos cursos, considera que, por ejemplo, se podría añadir al diseño competitivo del Programa otras actividades informativas y formativas que, añadidas al desarrollo de los currículos de cada etapa educativa, llegaran a la generalidad de los alumnos, incluidos los alumnos de la etapa de Educación Primaria.

Se trataría, detalla en su argumentación, de que los alumnos de Educación Primaria fueran iniciados en las destrezas de la expresión oral y la oratoria, y que, a lo largo de las etapas de Educación Secundaria y Bachillerato, fueran desarrollando de manera continua y progresiva dichas destrezas hasta consolidarlas con resultados reflejados en la elocuente forma de expresarse, en el discurso, la disertación, el debate o la conferencia.

Asimismo, plantea, se podría promover la formación del profesorado en esos aspectos, con independencia de que sus centros participen en las actividades que están dirigidas a seleccionar un centro ganador en el Certamen convocado para cada curso escolar, facilitando a la generalidad de los docentes la posibilidad de que se les reconociera un determinado número de créditos de acuerdo con la normativa vigente en materia de evaluación, certificación y registro de asistentes a actividades de formación permanente.

Finalmente, concluye, que podrían llevarse a cabo medidas de concienciación, para crear una cultura sobre la importancia de la adquisición de destrezas en expresión oral y en las distintas modalidades de oratoria, dirigidas al conjunto de los miembros de la comunidad educativa, y que pudieran traducirse en un eventual diseño de actividades complementarias y extraescolares relacionadas con dichas habilidades.