El Rañadero y Santa Bárbara

El incendio de la Calle del Rañadero acaecido en la madrugada del miércoles al jueves de esta semana no es si no un episodio más de la triste historia a la que parece condenada una de las vías más conocidas de la ciudad de Ponferrada. El Rañadero, cuya fisonomía y nombre rememora el arrabal por donde vertidos, aguas y gentes comunicaban la parte vieja de la villa con el puente que dio nombre a la capital berciana es Patrimonio de la Humanidad, dado que el Camino de Santiago transcurre por allí. Cientos de peregrinos y turistas bajan desde la Plaza de la Encina por esta pseudopeatonal callejuela cada jornada. Y al parecer, a nadie le ha importado la imagen y aspecto que presenta desde hace lustros.

EBD-DB en su sección Fotodenuncia, donde se editan fotos curiosas o de quejas ya recogía hace meses el estado patético de la calle, con la mitad de sus edificios en estado de ruina, conatos de incendios por acción del gamberrismo en la vieja Escuela de Cerámica, cables de luz sueltos de las fachadas, infracciones de circulación, suciedad, crónicos andamios y cintas de seguridad inútiles…

la-foto

El Rañadero tuvo una mejora en su calzada hace unos años con sillería de granito bastante acorde a lo que es y representa. Pero los años han pasado. Y mientras la cara de las casas de la “milla de Oro” desde el Castillo hasta el Teatro Bérgidum se adecentaron con el Plan ARI y las Edades del Hombre, esa otra intrahistoria quedó escondida, como el callejón, en un segundo y olvidado lugar.

Ojalá el incendio sirva, como nos acordamos de Santa Bárbara, cuando truena, esto es, cuando sucede algo. El adecentamiento del margen del río desde el Puente “Cubelos” hasta el Castillo, así como sus vetustos inmuebles necesitan un plan especial de recuperación que bien podría dinamizar un poco el mundo de las reformas, a la par que hacer más bella una de las estampas más fotografiadas y visitadas de Ponferrada.