Num: 7175 | Jueves 30 de junio de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Del Bierzo a Seúl. El legendario viaje de Colomán Trabado

Charlamos con el legendario atleta Colomán Trabado, natural del Bierzo y uno de los deportistas más exitosos de la historia de España

Colomán Trabado
Colomán Trabado. / EBD

10 000 kilómetros. Esa es la distancia que separa el Bierzo de Seúl (Corea del Sur). Aunque contrarias, estas dos civilizaciones estrecharon un vínculo hace no mucho tiempo. Concretamente, para ser principio y fin del ''viaje'' de uno de los atletas por antonomasia de nuestro país: Colomán Trabado. La comarca española fue quien le vio emprender su portentoso galope, y la capital asiática, la que tuvo el privilegio de contemplar sus últimas zancadas durante los Juegos Olímpicos del 88.

Polifacético en los deportes, Colomán Trabado alternaba el atletismo con el fútbol cuando era un chaval. Más tarde, tras cerrar su etapa deportiva, probó fortuna como empresario y, posteriormente, como político, ejerciendo 20 años como diputado del Partido Popular. Hoy, con 63 años, su vida es más calmada; comiéndose unas almendras, recuerda con una inmensa felicidad sus victorias y con cierta rabia sus escasos tropiezos. Además, nos da su opinión sobre el deporte leonés y sobre cuestiones como la reforma del estadio que lleva su nombre.

¿Cómo llega un niño de un pueblo de apenas 800 habitantes a ser uno de los atletas más influyentes de nuestro país en los últimos tiempos? ¿Cuáles cree que fueron las claves de su éxito?

La clave está en la familia, que siempre estuvo a mi lado. Empecé mi carrera deportiva en el Colegio Diocesano San Ignacio, a las órdenes de José Luis Sáez, mi comodín en varios deportes. También fue muy importante la figura de Arroyo, un compañero de trabajo de mi padre que me infundió el amor al atletismo.

Después destacaría lo feliz que me hacía ir a entrenar. Yo me iba a las pistas de Compostilla, principalmente, a pasármelo bien con mis amigos, y de paso, pues entrenaba. Teníamos un grupo maravilloso de gente, entre los que estaban Emilio, Virgilio, Lourdes... Sin ellos, yo no estaría aquí en estos momentos; a día de hoy, siguen siendo mis amigos y la primera visita cuando voy a Ponferrada. Después, al destacar en mi región, ya me llevan a Madrid, donde Julio Bravo ''lima'' mis defectos y pule mis virtudes.

También jugó a fútbol en las inferiores de la Ponferradina. ¿Cómo fue esta experiencia? ¿Por qué se decanta finalmente por el atletismo?

En primer lugar, porque el fútbol no se me daba tan bien como el atletismo. Si se me hubiese dado bien el fútbol, pues quizás no estaríamos hablando ahora mismo. Es cierto que entrenando con la ''Ponfe'' lo pasaba bien, pero la felicidad que experimentaba cuando, después del colegio, me iba con mi hermano a atletismo, era inigualable. Por estas razones, y por el excelente grupo humano que conocí en las pistas, opté por el atletismo.

¿Sigue ‘siendo’ tan famoso que cuando competía? ¿Le reconocen las nuevas generaciones o pasa desapercibido?

Para la gente de mi época sí; cuando voy a algún sitio y digo mi nombre, me recuerdan. La nuevas generaciones no; los jóvenes no conocen a nadie, 'viven en otro mundo' -ríe-.

Hablemos de los Juegos Olímpicos; participa usted en tres: Moscú, donde cae en semifinales, Los Ángeles, donde tras pasar a cuartos se lesiona, y en los de Seúl del 1988, tras los que, si no me equivoco, se retira. ¿Le traen buenos recuerdos o son la ‘’espina clavada’’ de su carrera?

Uno siempre tiene buenos recuerdos de los Juegos Olímpicos, ya que, para mí, es la competición más bonita del mundo. A Moscú llegué aún muy ''verde'', pues era demasiado joven, mientras que a Seúl fui porque sabía que me iba a retirar ese año y me apetecía disfrutar de mis últimos Juegos.

Sin embargo, sí que recuerdo con cierta rabia los de Los Ángeles, pues llegaba en un  momento óptimo de forma, y me lesioné. Tenía todas mis esperanzas puestas en ellos, ya que había corrido con mucha gente y les había ganado a todos; excepto a Sebastian Coe. Sé que luchar por medallas en los JJOO es muy difícil, pero sí que me veía llegando a la final.

Tras el deporte, se adentra en el mundo empresarial. ¿A qué se dedicaba?

Me uní al proyecto de una empresa privada de patrocinios, encargada de representar en España a marcas de ropa como John Smith, Asics o Mikasa, y de varias armas, como Winchester. Éramos la empresa española de patrocinio más grande que había; patrocinamos los Juegos Olímpicos de Barcelona, al Comité Olímpico de Atlanta 96, a equipos de baloncesto como Estudiantes...

Yo era el Director de Promoción y Publicidad de la empresa, y también el encargado de hacer los contratos. Firmé uno, por ejemplo, con Arvydas Sabonis, el mítico jugador de baloncesto que, aún con el tobillo roto, era el mejor de Europa.

También es político. ¿Siempre le atrajo este ''mundillo''?

Sí, siempre me ha gustado. Me metí en política en el 1996, cuando el Partido Popular ganó las elecciones. He estado 20 años de diputado y ahora trabajo como concejal en Móstoles, aunque ya no vivo de la política, sino que lo tengo más como un hobbie. Si sigo en política es por ayudar a la gente, pero no por dinero.

Hijo de Reyes de Ponferrada, mejor deportista de León del siglo XX, un estadio con su nombre a punto de ser reformado… ¿Qué suponen todas estas distinciones para usted? ¿Qué opina de la evolución del deporte en la región? ¿Es positiva o negativa?

Pues mira, el otro día escuchaba a un periodista decir que ''cuando te homenajean en vida es porque has hecho algo bien'', y no puedo estar más de acuerdo. En mi caso, siempre he presumido de ser berciano, leonés y español. Esas son mis marcas, y allá donde voy, siempre he llevado el nombre de mi tierra escrito en letras de oro. Además, un pabellón cubierto en Vega de Valcarce, donde nací, también lleva mi nombre, lo que me llena de orgullo. Que te homenajeen de esta forma es lo más bonito que puede haber.

El deporte ha evolucionado bien en el Bierzo, aunque siempre se puede mejorar; las infraestructuras de la ciudad son buenas y, además, contamos con magníficos atletas. Sin embargo, los tiempos han cambiado; las nuevas generaciones cuentan con muchos divertimentos que nosotros no teníamos en nuestra época, y eso dificulta un poco las cosas.

En cuanto al estadio que mencionas, la verdad es que me encanta su ubicación, al lado de la Ciudad Deportiva de Ponferrada, del Toralín, etc. Sí que es verdad que las pistas se han quedado obsoletas, y es una pena. Ahora dicen que lo van a arreglar, y seguro que será así, porque lo que se dice en el Bierzo, siempre se cumple.

coloman trabado
Colomán Trabado. / EBD

Esta entrada tiene 1 comentario(s).

  1. Con el gran recuerdo de un gran amigo y una buenísima familia.Un fuerte abrazo Coló para ti tu hermano y familia.

Los comentarios han sido cerrados.

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.