Num: 6161 | Viernes 20 de septiembre de 2019
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Englishman in El Toralín

Chris Pidgeon ama el fútbol por encima de casi todas las cosas y un día, sin motivo aparente, la Deportiva pasó a formar parte de su vida. Desde entonces ha recorrido miles de kilómetros para apoyar a los blanquiazules

Cuando no puede viajar, Chris ve a la Deportiva desde el rincón blanquiazul de su casa en York / Chris Pidgeon

Por su partida de nacimiento y su sentido del humor, Chris Pidgeon es tan británico como el Big Ben o los Beatles. Nacido en el norte de Inglaterra, su trabajo como profesor le llevó a Barcelona, Italia, Serbia y Bosnia antes de regresar con su esposa a York, donde reside actualmente. Aunque le gustaría volver a enseñar en España, su mujer prefiere que sus hijas echen raíces en el Reino Unido a seguir haciendo la maleta cada cierto tiempo.

Sin embargo, el corazón de este inglés de 39 años tiene también una parte berciana debido a su ilógica relación con la Sociedad Deportiva Ponferradina, que comenzó en 2011 cuando estaba haciendo el Camino de Santiago. “Algunos dicen que fue cosa del azar, pero yo lo veo más como una llamada”, resume Chris cuando recuerda la primera vez que visitó El Toralín y cómo le llamaron la atención los carteles y las bufandas en los bares de la ciudad.

Un año después repitió la experiencia y, mientras continuaba su ruta por Finisterre y Portugal, fue siguiendo el playoff de la Deportiva que culminó con el ascenso a Segunda en Tenerife, un partido que vio en Lisboa: “Juré volver al año siguiente, pero mi mujer desbarató mis planes al dar a luz a mi hija”, bromea. No fue hasta 2014 cuando pudo ver por fin su primer partido en Ponferrada, un 1-0 ante el Tenerife con gol olímpico de Pablo Infante. Inmejorable debut.

Desde entonces ha visto a la Ponferradina más de 30 veces, incluidos los tres partidos de este playoff en Cornellà, Cartagena y Alicante. Este fin de semana está en la capital berciana para ver el encuentro ante el Hércules y, toca madera, celebrar por todo lo alto el ascenso de los blanquiazules a Segunda: “Este playoff ha puesto a prueba la paciencia de mi mujer”, confiesa.

La bufanda de la Ponferradina, en el campo del Harrogate Railway Athletic / Chris Pidgeon

El fútbol como forma de vida

Pero Chris Pidgeon no sólo sigue a la Deportiva, sino que el fútbol forma una parte fundamental en su vida. Nacido en el norte de Inglaterra, desde pequeño fue aficionado del Newcastle y el Middlesbrough. A las “Urracas” llegó a verlas en todos sus partidos de la temporada 2003-04, tanto en casa como fuera, incluidos los de competición europea, aunque ahora está un poco decepcionado con la marcha de Rafa Benítez y con el rumbo del fútbol profesional en general.

Cada semana acude a uno o dos encuentros en directo y ve partidos casi a diario en televisión: “Esos no cuentan en mi lista”, puntualiza, “pero veo fútbol sudamericano los martes por la noche y los domingos disfruto con En Xogo en la TVG. Footters me ha hecho más fácil ver los partidos de la Ponferradina, pero me gusta quitar el sonido y escuchar la narración de Toño Jiménez en Onda Bierzo”.

Ha estado en más de la mitad de los 92 campos de las cuatro primeras divisiones inglesas y espera conocerlos todos en un plazo de cinco años, al tiempo que prepara una lista con otros 92 estadios europeos, “pero eso es un plan a largo plazo”, asegura.

Cada temporada viaja una media de seis veces a España para ver a la Deportiva, y en la mencionada campaña 2014-15 visitó, en bicicleta, todos los campos de los rivales del equipo berciano. Entre sus recuerdos blanquiazules, el 4-4 ante el Barcelona B al que también acudió su mujer o el ‘hat-trick’ de Yuri en el 4-1 contra el Betis. También el último partido de Liga ante el Alcorcón en 2015, en el que la Ponferradina se quedó a las puertas de disputar el playoff de ascenso a Primera: “Me encantó la atmósfera en Ponferrada aquel día, pero tristemente no pudo ser”.

Chris confiesa que lloró cuando Yuri anunció su marcha a China y tiene un santuario en su casa dedicado al equipo de sus amores: “El Museo de la Ponferradina”.

Chris luce los colores blanquiazules allá donde va / Chris Pidgeon

Anécdotas para todos los gustos

En sus innumerables viajes, Chris Pidgeon acumula una larga serie de experiencias de todo tipo. Sus amigos ingleses le preguntan si el fútbol se vive igual al otro lado del Canal: “En el fondo lo es. Personas que se juntan para disfrutar de un interés compartido y forjado a lo largo de los años”.

Este año se perdió el partido ante el Salmantino porque lo cambiaron de día a última hora, cuando ya tenía todos los billetes comprados: “Guardo la camiseta que me regaló Ríos Reina como un recuerdo de un partido en el que no estuve. Lo vi en el autobús y gasté todos los datos de mi móvil”.

También relata que, en su empeño por encontrar las combinaciones de vuelo más baratas, ha llegado a hacer escalas en Helsinki y Minsk, amén de pasar más de una noche en aeropuertos. Una vez incluso hizo un alto en sus vacaciones en Canadá para acudir a un partido.

Chris, en el Parque de los Príncipes de París / Chris Pidgeon

Una pasión poco comprendida

La pasión de Chris Pidgeon por el fútbol es aún más meritoria si tenemos en cuenta que está casado y tiene dos hijas: Rebecca, de seis años, y Chloe, de cuatro, a las que intenta contagiar su amor por la Deportiva y ya les está enseñando a cantar A Ponferrada me voy.

“Desde luego, para mi mujer es difícil de entender, y las niñas son demasiado jóvenes para comprender eso de coger un avión para ir a un partido. Los compañeros de trabajo se quedan perplejos, pero otros aficionados piensan que es genial. Mis amigos creen que estoy loco o que todo esto es una broma, pero no. La Ponferradina es especial para mí y paso casi todo mi tiempo pensando en ella o planificando mi próximo viaje”.

De hecho, Chris se confiesa un enamorado del Bierzo: “No puedo explicarlo, pero siento como si perteneciera a este club y me siento berciano, aunque no tengo ninguna conexión con la zona salvo mi amor por la Deportiva”. Todo esto lo ha dejado plasmado por escrito en varios libros –uno por temporada desde 2011– que componen la serie The Pidgeons of Ponferrada y también en su blog de idéntico nombre.

“Me gusta absolutamente todo del Bierzo”, continúa, “especialmente ver el verde del campo con el público detrás vestido de blanco y azul y agitando banderas y bufandas. Me gusta la forma en la que se dibujan las montañas en el horizonte, los museos, los bares, el Castillo… Mi vista favorita es desde el puente, con el Castillo a mi izquierda y escuchando el sonido del río Sil mientras miro las montañas. Me encanta pasear por el Bierzo, ver los paisajes y escuchar a la gente… Me vendría a vivir a Ponferrada mañana mismo y que mis hijas crecieran en el Bierzo, pero mi mujer no me deja y la situación económica de la zona tampoco es la mejor”.

En su última visita a El Toralín, donde el club le hizo entrega de su carné de socio / SDP

Un premio a la “locura”

La temporada para Chris termina este sábado en El Toralín con la disputa del Ponferradina-Hércules que decide el ascenso a Segunda División. Esta vez ha dejado atrás los viajes relámpago y estará todo el fin de semana en Ponferrada, pero su primera visita fue, como no puede ser de otra forma, al estadio.

Allí, Eduardo Domínguez, Jon Bolo y Yuri le hicieron entrega de un carné de socio para la próxima temporada, un merecido reconocimiento a sus esfuerzos por seguir al equipo allá donde va. “Llevaba tiempo tentado de hacerme socio, pero no podía justificar el gasto si sólo vengo a un tercio de los partidos, y más de eso es imposible ahora mismo”, relata.

De momento, seguirá acudiendo a ver a la Deportiva siempre que pueda, y este sábado no se perderá el partido más importante de los últimos años: “Nunca cambiará mi amor por la Ponferradina. Sus aficionados, personal del club y jugadores se han portado de maravilla conmigo. ¡Aúpa Deportiva!”. No es un alien, como el de la canción de Sting, simplemente es Chris Pidgeon, un inglés en El Toralín.

Chris, en El Toralín / Chris Pidgeon

Rebecca y Chloe, las hijas de Chris, con una bandera del Bierzo / Chris Pidgeon

Bandera del Bierzo en el campo del Carlton Town / Chris Pidgeon

Esta entrada tiene 1 comentario(s).

  1. Increíble lo de este inglés. Y que bien define el sentido más profundo de lo berciano.
    Tenían que haberle dado otro carnet de socio más, para su mujer. A ver si así la pareja, con sus dos niñas, fijaba su casa en el Bierzo, esa comarca tan hermosa y que tanto añoramos los que, obligados por trabajo, llevamos más de treinta años fuera de ella.
    Que Dios bendiga al Bierzo y a sus gentes. Y a este Mr. Pidgeon, que cayó en sus lazos por amor.

Los comentarios han sido cerrados.

NOTICIA 02
NOTICIA 11
NOTICIA 04
NOTICIA 01


NOTICIA 13


NOTICIA 07
NOTICIA 08
PROGRAMACION TV
Programación TV
NOTICIA 05
NOTICIA 03
NOTICIA 06
NOTICIA 09
la encuesta

¿Cree que el servicio de autobús urbano de Ponferrada debe municipalizarse?

Cargando ... Cargando ...
NOTICIA 12
NOTICIA 10
ADSENSE CUADRADO NOTICIA
Presidente/Editor
Alejandro J. García Nistal
Directora:
Violeta R. Oria
redaccion@elbierzodigital.com | publicidad@elbierzodigital.com | administracion@elbierzodigital.com


© 2019 Grupo Noroeste En Red. Todos los derechos reservados.