Num: 6803 | Miércoles 23 de junio de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Los espacios degradados del Casco Antiguo: un lastre en el atractivo turístico de Ponferrada

A medida que mejora paso a paso la zona vieja de Ponferrada, aumenta el contraste con los espacios degradados que, como salpicones de una abrupta decadencia de la que parecen no dar conseguido remontar, quedan en ella

ESPACIOS DEGRADADOS CASCO ANTIGUO
Algunos espacios degradados del Casco Antiguo. / QUINITO

El Casco Antiguo de Ponferrada acoge en su entramado los principales atractivos turísticos de la capital del Bierzo. Exceptuando el Museo del Ferrocarril, que ocupa la estación del Ponfeblino, y el Museo de la Energía, en la que fuera la central de la MSP, quienes visitan Ponferrada encuentran en la zona vieja los principales puntos de interés de lo que, como se dice en jerga de guía turística, “lo que no te puedes perder en Ponferrada”.

“Vieja” no significa, por sí, “avejentada”, al menos en lo que respecta al aspecto las dos principales plazas del casco antiguo de Ponferrada, la del Ayuntamiento y la de la Basílica, o a la calle que las une, la del Reloj (que antes recibía el nombre de Isidro Rueda), así como a otras cercanas, como la del Paraisín, todo un escaparate de fachadas preñadas de historia.

En estas áreas del casco antiguo de Ponferrada, como en las que conectan con ellas, la suma de la presencia (en condiciones normales) de turistas y del trabajado empuje que los hosteleros le dan como zona de vinos, cortos y pinchines ha impulsado la rehabilitación de locales y edificios. El casco antiguo de Ponferrada es una zona cuya principal arteria y las calles que a ella llevan fascina a propios y extraños. Ahora bien: a medida que uno se aleja del foco principal de la escena, e incluso habitándolo, salen a relucir estampas a las que la vista les pide mejoras.

Vallas de obra y muros de bloques, elementos de suyo “temporales” a cuya permanencia no le son finitas las prórrogas; suciedad vandálica y desconches en las fachadas menos cuidadas; locales abandonados así como, sencilla y llanamente, puras ruinas: intramuros de lo que fuera la cerca de la villa conviven, junto a piezas del patrimonio que lucen por sí solas, espacios deteriorados por la climatología y el cronómetro unidos al desinterés humano. Los contrastes en el casco antiguo de Ponferrada entre lo que son perfectos fondos para el selfie del turista de turno y espacios degradados se pueden descubrir con muy pocos pasos.

Para algunos, el declive de la zona de bodegas, mucho menos numerosas y concurridas que antaño, dibuja el valle en la vitalidad de la zona que, cabe esperar, se reanimará en algún momento mediante una nueva oferta de ocio que ampliará la extensión de la zona turística de Ponferrada, con el consiguiente aliciente para la rehabilitación, limpieza, mejora y puesta en uso de locales, solares e inmuebles.

Las obras en la parte del Castillo Viejo de la Fortaleza, que incluyen una nueva salida en la cara norte, se presentaron en su momento como un aliciente para la zona del Rañadero, dado que el circuito turístico podría incluirla. Esta calle, junto a la del Comendador, desembocando, como hacen, ambas en la plaza de la Encina, son, de alguna manera, los dos grandes ejemplos de cómo vías pegadas a lo más nuclear del atractivo turístico de Ponferrada son muestras palmarias de decadencia y deterioro.

El Casco Antiguo de Ponferrada, que incluso en lo que son sus zonas más cuidadas y transitadas cuenta con locales cerrados (en la calle del Reloj, mismamente, el de “la tienda del Turco”, que aun le llaman los que más vivencias acumulan) o edificios a un paso del derrumbe, como en la calle Gil y Carrasco, al lado del Museo de la Radio y frente a la muralla de la Fortaleza Templaria, recibe cada año a visitantes de todas partes del mundo con la sonrisa mellada.

Las nuevas aperturas de negocios, que traen consigo una semilla de futuro a cada local hostelero, turístico o comercial, e incluso las nuevas construcciones (de viviendas o apartamentos para turistas), invitan a pensar que el Casco Antiguo de Ponferrada va a seguir transformándose en una zona de turismo, ocio y servicios cada vez más equipada para lucir ante propios y visitantes.

Espacios degradados del Casco Antiguo de Ponferrada

Sobre la presencia de zonas degradadas y abandonadas, a pocos metros de los lugares que quienes se acerca a Ponferrada no quieren perderse, cabe esperar que, una vez la ciudad retome el pulso tras la pandemia, disminuya a medida que el músculo turístico del Bierzo y su capital sigue creciendo y se mejore, a medida que este casco antiguo pueda recuperar solera que lucir, ampliarse para los turistas y, como causa y consecuencia de ello, embellecerse.

FOTOGRAFÍAS DE QUINITO

 

 

Esta entrada tiene 3 comentario(s).

  1. Vergonzosa Ponfe-Nada. La sociedad berciana tiene mentalidad perdedora y pueblerina. Parece que nunca nadie va a estar a la altura del Bierzo.

  2. El barrio de la estación y Flores del Sol no les da pena no, está la zona alta hecha un pincel y todavía no es suficiente. Y del centro hacia abajo te rompes los tobillos caminando por la acera, o te dejas una rueda en un stop.

Los comentarios han sido cerrados.

ACTUALIDAD DIGITAL IBÉRICA
redaccion@elbierzodigital.com | publicidad@elbierzodigital.com | administracion@elbierzodigital.com


© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.