Num: 6898 | Domingo 26 de septiembre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Fabero, conjunto etnológico: ¿en qué consiste la Declaración de Bien de Interés Cultural?

El Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma publica este martes la declaración de Fabero y su cuenca minera como Bien de Interés Cultural en la categoría de "conjunto etnológico"


El Boletín Oficial de la Comunidad autónoma de Castilla y León publica este martes el acuerdo tomado el pasado 22 de abril por el que se declara a Fabero y su cuenca minera “Bien de Interés Cultural” en la categoría de “conjunto etnológico”.

Se entiende que la peculiaridad del paisaje de la cuenca de Fabero, debida a la actividad minera en pos del aprovechamiento del “sustrato geológico excepcional”, es decir: la obtención de antracita, ha tenido como consecuencia modificaciones en el relieve, la hidrología, la vegetación o incluso la fauna; a lo que se suma la “peculiar conformación de los asentamientos humanos y de las infraestructuras del territorio”.

La declaración de BIC incluye el Pozo Viejo, el Pozo Julia, Mina Alicia, Mina Negrín, las viviendas del poblado de Diego Pérez y las líneas de baldes. Estos lugares tienen un “evidente interés patrimonial” al ser muestras de “una arquitectura vernácula con características propias”, reza el Bocyl, lo que unido a esa “transformación radical” del biotopo, vuelven el territorio de la cuenca faberense en un espacio a proteger, en términos de patrimonio; un proceso que en 2020 se puso en marcha y que avanza este martes tras su publicación en el Boletín.

No es el único avance que se ha dado de cara a convertir los vestigios de la actividad económica que marcó este territorio en un valor de futuro: en abril de 2020, el Pozo Julia entraba en la red de enclaves conocida como European Route of Industrial Heritage (Ruta europea del patrimonio industrial), pasando a formar parte de un amplio abanico publicitario y abriendo la puerta al diálogo con los otros 1.850 puntos que conforman dicho catálogo. Con la declaración de Fabero como Bien de Interés Cultural, el Pozo Julia gana todavía más atractivo turístico a nivel europeo.

La mejora de este espacio es un continuo: en marzo de 2021 se comunicaba la culminación de los trabajos de reparación y recuperación de la antigua fragua del Pozo Julia.

El nivel de conservación de algunas instalaciones de la cuenca minera de Fabero, como el mentado poblado de Diego Pérez o el antiguo economato, son muestras del cómo hacer en términos de conservación, cuidado y tino en la gestión cultural del patrimonio industrial. La declaración de BIC vendrá a reforzar esta dinámica hacia la puesta en valor de las antiguas infraestructuras y su entorno en un ejemplo paradigmático de la capacidad transformadora del entorno que tuvo el ingenio humano, un conjunto etnológico que aspira a convertirse en una referencia imprescindible a la hora de abrir el entendimiento del pasado a quienes lo aborden en el futuro.

Nieve en Fabero / EBD

 

Fabero: Bien de interés Cultural

Este “enclave antropizado” (se entiende, fruto de la actividad humana), tiene en el Pozo Julia, quizá el más conocido del patrimonio industrial de Fabero, un elemento destacado en el conjunto, por lo ambicioso de su proyecto, lo novedoso de sus planteamientos empresariales e incluso, se destaca, la belleza estética de la riqueza plástica de estructuras metálicas o de hormigón armado.

La Mina Negrín, se incluye en el Conjunto. Está “situada al sur de Fabero, conserva varios garajes y un economato, así como la distribución de las antiguas viviendas mineras; en un espacio cercano se ubican el lavadero, salas de máquinas y antiguas oficinas”.

Otro de los enclaves que serán protegidos son los cuarteles de Diego Pérez. “En las proximidades del Pozo Viejo, el grupo residencial de los Cuarteles de Diego Pérez, promovido por Antracitas de Fabero, consta de 250 viviendas unifamiliares de una sola planta, adosadas formando hileras en torno a un espacio libre central ajardinado”, se recordaba en el Bocyl cuando se aprobó inicialmente esta declaración de Fabero y su cuenca minera Bien de Interés Cultural.

Por último, se incluyen como “uno de los parámetros distintivos de la actividad de la minería del carbón, la huella de la movilidad del mineral a través de diversos itinerarios y entre enclaves y núcleos de población, pozos, térmicas, lavaderos, ferrocarril, y especialmente el sistema de cables aéreos o líneas de baldes, conocidos popularmente como «calderos» y sus torretas metálicas.”

 

Datos: ine.es

 

El municipio de Fabero, tierra minera

El municipio de Fabero llegó a tener 8.347 habitantes en la década de los años 60 (mientras que en la de los 40 se contaban 1.925 personas habitando en él). Hoy por hoy, el Instituto Nacional de Estadística cifra la población de este ayuntamiento berciano en 4.386 ciudadanos. A finales de los 90, la localidad bajó de los 6.000 habitantes y, en el año 2014, de los 5.000, en un proceso de despoblación cuya tendencía continúa en la actualidad, haciendo de Fabero un ejemplo (más) en el Bierzo de la llamada España vaciada, una situación que el reconocimiento ligado a la declaración de Bien de Interés Cultural (en categoría de conjunto etnográfico) si bien no revertirá inmediatamente, abre las puertas a la posibilidad de que, haciéndose cargo de su historia, este municipio y la comarca del Bierzo con él puedan disponer de nuevas herramientas con las que labrar su porvenir.

 

EL POZO JULIA, fotogalería de QUINITO

 

 

 

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.