Fuga de millones en El Bierzo

El Bierzo se está convirtiendo en territorio de huída. Se van los jóvenes en busca de un porvenir. Se fugan los talentos por falta de futuro. La despoblación del mundo rural es cada vez más patente. Se escapan las industrias, las infraestructuras, las carreras universitarias. Los políticos abandonan sus siglas, al carbón lo han echado a patadas, y el agro berciano acaba de asistir a una de las fugas más escandalosas de los últimos tiempos. El Canal Bajo del Bierzo, no sólo pierde agua por las grietas de sus obsoletas infraestructuras, sino que también ha perdido una importante ayuda económica de 27 millones de euros, que hubieran venido de perlas a todos los agricultores para modernizar los regadíos y en mano de obra, a la sazón puestos de trabajo tan necesarios, para acometer esos trabajos por los que clamaban todos los regantes, y que ellos mismos han perdido. Tal y como están las cosas no hay justificación alguna para permitir semejante fuga, y mucho menos si se mete la política de por medio, y las antipatías personales. No hay razón tan potente para dejar escapar 27 millones de euros, por mucho que ahora nos vengan a decir que no se renuncia al proyecto que como no cambien las posturas, mucho me temo que pueda acabar como la inauguración del AVE al Bierzo que prometió venir a inaugurar junto a Luis del Olmo, el ex presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. ¡AVE María Purísima!. Las organizaciones agrarias del Bierzo ya han exigido responsabilidades, consideran que es una situación inadmisible y que la tozudez de los propios afectados ha dado al traste con la paciencia del Ministerio y de la Sociedad Estatal Acuanorte. Esos 27,2 millones de euros estaban esperando compromiso, pero el pretendiente, sólo quería bailar un tango, y con la frente marchita, como el campo si no se riega, tendrá que volver a esperar otros 20 años más. ¡Que 20 años no es nada!. Lo malo de la estrofa, es que ahora esos fondos se irán a otros proyectos de Castilla y León cuyas obras puedan acabar antes de diciembre del año 2015. La avalancha de peticiones está asegurada. Veremos qué destino toma esa partida que pertenecía al campo del Bierzo y que se ha esfumado. Adiós a 27 millones de euros. No guarden el pañuelo de lágrimas, ni el de despedida. Igual que voló esa valiosa inversión, a punto están de fugarse igualmente otros siete millones de euros del proyecto de la unidad de desulfuración del centro tecnológico de la CIUDEN en Cubillos del Sil. Esto parece una máquina tragaperras. La Fundación ha decidido renunciar a la contratación del suministro de esa unidad, justificado en la drástica reducción presupuestaria que ha sufrido la CIUDEN en su ámbito de contratación pública, lo que hace imposible mantener algunos de los gastos programados hace tiempo. Así que se ha suspendido el proceso para comparar los componentes técnicos. La resolución asegura, no obstante, que cuando las actuales limitaciones presupuestarias lo permitan, la fundación recuperaría ese proyecto.

En resumen que la unidad de desulfuración se va a la carpeta de “nunca jamás” junto a la modernización de los regadíos del Bierzo, el AVE, la autovía a Orense, la mejora del Hospital del Bierzo (sillones desguazados en habitaciones, camas “a poulo”…) la supresión del peaje de la autopista Astorga-León, viviendas sociales, oportunidades de empleo para los jóvenes, justicia para los indefensos, atención a nuestros mayores… ¡toc-toc-toc!¿hay por ahí algún diputado nacional de cualquier partido que nos represente en la Cámara Alta y Baja, ó están en metidos en esa burbuja capitalina que no les deja ni ver, ni oir, ni reclamar?…