Num: 6564 | Martes 27 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Ganas de teatro

El Bergidum ha colgado el cartel de ‘no hay billetes’ en la mitad de las funciones representadas tras su reapertura

Patio de butacas del teatro Bergidum antes de una función en la ‘nueva normalidad’ / QUINITO

Desde la vuelta de la actividad teatral el pasado 15 de septiembre, el teatro Bergidum de Ponferrada ha puesto en escena siete funciones y ha colgado el cartel de ‘no hay billetes’ en la mitad de ellas. Un síntoma claro de que el público tiene ganas de teatro a pesar de las restricciones y de la incertidumbre que provoca el coronavirus.

El director del teatro, Miguel Ángel Varela, asegura que “la respuesta del público está siendo buena. En ninguna función hemos bajado de cien espectadores, que en condiciones normales serían pocos (el teatro contaba con 260 abonados la pasada temporada), pero ahora son muchos”.

No en vano, el aforo máximo al que pueda aspirar el Bergidum está en torno a los 140 espectadores, un 20 por ciento de las 625 butacas con las que cuenta el teatro. “Estamos vendiendo exclusivamente en taquilla para aprovechar al máximo el aforo en función de los convivientes que vengan. Un día cerramos con 127 y otro con 140, porque vinieron más convivientes”, apunta Varela.

Patio de butacas del teatro Bergidum antes de una función en la ‘nueva normalidad’ / QUINITO

 

Las medidas de seguridad establecidas por la Junta de Castilla y León no limitan el aforo directamente, sino que obligan a mantener un metro y medio de distancia entre espectadores o grupos de espectadores. En el caso del Bergidum, esto significa utilizar una fila de cada dos y dejar tres butacas libres entre los grupos de asistentes. Además, se toma la temperatura a la entrada, donde hay elementos de higiene para manos y pies, y se han establecido circuitos para acceder a las butacas evitando las concentraciones de personas en el vestíbulo.

“El eslogan de ‘La cultura es segura’ hay que cumplirlo”, recuerda el director del teatro, “porque todos estamos temerosos de que aparezca algún contagio vinculado con el sector escénico, algo que sería demoledor”. De momento, los datos de la Consejería de Cultura arrojan un cero absoluto en este sentido: “Vamos a cruzar los dedos e intentar que todo lo que se haga sea con seguridad”.

Medidas de seguridad anticovid en la entrada del teatro Bergidum / QUINITO

 

Calor, a pesar de todo

Miguel Ángel Varela reconoce que “da un poco de pena cuando ves el teatro con un trabajo espléndido y ciento y pico espectadores desperdigados, que parece que no hay nadie”, pero añade que “realmente sí hay calor. El público está respondiendo no sólo con su presencia. Están aplaudiendo hasta los mensajes de normas de seguridad que nos han grabado Miguel Rellán, Aitana Sánchez-Gijón, Carmen Machi y Antonio De la Torre. Eso significa que tienen ganas de sentir el calor del escenario”.

La respuesta del público anima a teatros y compañías a seguir adelante contra viento y marea. Varela reconoce las dificultades de trabajar en estas condiciones, en las que “se abren los teatros pero a la vez hay cancelaciones y la situación cambia cada día. Estamos trabajando en un cortoplacismo que impide hacer planes más allá de una semana. En condiciones normales ya casi tendríamos cerrado 2021 y ahora no sabemos ni lo que vamos a hacer en enero”. Aún así, recuerda, “este sector es muy especial y funciona por unos impulsos que nadie sabe de dónde salen”.

Patio de butacas del teatro Bergidum antes de una función en la ‘nueva normalidad’ / QUINITO

 

Futuro incierto

El futuro del teatro en estos momentos es complicado de adivinar. La cultura está demostrando ser segura, aunque para ello ha tenido que multiplicar sus esfuerzos: “Cualquier cosa que se haga para menos público requiere más trabajo y más personal para controlar que se cumplen las medidas de seguridad”, señala el director del Bergidum.

En su opinión, la escena será capaz de adaptarse: “Nos estamos planteando todos qué hacer y quizá haya que buscar un tipo de propuestas más de pequeño formato que puedan ir dirigidas a los aforos que tenemos ahora mismo. Seguramente las compañías pequeñas y medianas van a tener más posibilidades que las grandes producciones, que en cualquier caso también están en marcha, porque en otras comunidades las restricciones son otras”. Madrid o Valencia, por ejemplo, permiten hasta un 75 por ciento de aforo.

Patio de butacas del teatro Bergidum antes de una función en la ‘nueva normalidad’ / QUINITO

 

Toque de atención

A título personal, Miguel Ángel Varela participará este sábado en la concentración que el movimiento Alerta Roja por la Cultura ha convocado en Ponferrada, aunque está más vinculado a la música y los técnicos que al teatro puro y duro. “El sector de las artes escénicas ha estado muy organizado durante los últimos años y ha sido capaz de ofrecer respuestas rápidas a la crisis gracias a ello. Sin embargo, determinadas partes, como pueden ser los técnicos, están peor organizadas y se han encontrado más desvalidos. En cualquier caso, no hay que olvidar que son una parte imprescindible para el funcionamiento, especialmente del ámbito musical, y cualquier toque de atención es necesario. Hay que estar”.

NOTICIA 04
EMPLEO
ofertas empleo ponferrada
NOTICIA 08
PROGRAMACION TV
Programación TV
NOTICIA 02
NOTICIA 01


NOTICIA 06
NOTICIA 09
la encuesta

¿A qué cree que son debidos los sucesos, en especial, los fines de semana?

Cargando ... Cargando ...
NOTICIA 10
NOTICIA 03
ROBA PAGINAS MONEY
NOTICIA 11

NOTICIA 07
NOTICIA 05
ADSENSE CUADRADO NOTICIA
© 2020 Grupo Noroeste En Red. Todos los derechos reservados.