Num: 7391 | Miércoles 1 de febrero de 2023
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

La Guardia Civil recupera el meteorito de Reliegos para el Museo Nacional de Ciencias Naturales

La pieza se puso a la venta recientemente por internet, lo que ha dado la pista al Seprona para recuperarla en Hernani

Meteorito de Reliegos
Los tres fragmentos del meteorito expuestos en el museo. / MNCN

El Día de los Santos Inocentes de 1947, los vecinos de Reliegos, en León, amanecieron con un enorme estruendo. Pensaron que había caído un avión, pero había sido un meteorito. En aquel momento, entregaron el 'meteorito de Reliegos' al Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) para ser estudiado y expuesto.

Allí permaneció hasta que hace más de cinco décadas uno de los trozos despareció. Esta semana ha regresado a su vitrina. El meteorito, recuperado por agentes de la Guardia Civil, pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Tres Cantos (Madrid), ha sido devuelto este miércoles al director del MNCN, Rafael Zardoya.

El general José Antonio Berrocal Anaya de la Guardia Civil ha hecho la entrega destacado que proteger y conservar el patrimonio de España es "una de las labores más gratificantes" del cuerpo. Por su parte, Zardoya ha agradecido "este buen regalo de cumpleaños" en el 250 aniversario del Museo que se celebra este año.

La intervención policial comenzó a instancias del MNCN, después de que el conservador de la colección de Geología, Aurelio Nieto, descubriera que la roca —etiquetada como las colecciones de museo— había sido puesta a la venta en un portal de subastas de internet (todocoleccion.net). La puja finalizaba el 27 de octubre y su precio de salida fue de 27.500 euros.

El aviso de Nieto abrió una operación policial que ha conducido a los investigadores hasta la localidad guipuzcoana de Hernani, donde la Guardia Civil ha logrado recuperar el fragmento.

Meteorito de Reliegos
El general de la Guardia Civil José Antonio Berrocal Anaya y el director del MNCN Rafael Zardoya durante la entrega de la pieza recuperada. / MNCN

 

La investigación, sin embargo, sigue abierta, ya que en el momento de su desaparición hace más de 50 años, el meteorito estaba custodiado por el investigador del MNCN Laborde Welinde, quien pudo cometer un delito de apropiación indebida, ha explicado el responsable del Seprona de la Guardia Civil, capitán Marcos Santos.

En los últimos años, la venta por internet ha crecido "de forma exponencial", unas subastas pueden ofertar objetos de interés científico, armas, animales protegidos o patrimonio expoliado, entre otras cosas, por eso, "siempre hay que informarse antes" y "por seguridad y transparencia, evitar las operaciones que no dejan rastro o que solicitan el dinero por adelantado", ha advertido Santos.

El meteorito de Reliegos, en Madrid, Washington y Nueva York

Para el conservador Aurelio Nieto, este meteorito es una pieza única, pero "lamentablemente, a veces, estos objetos del patrimonio no son muy valorados". Cuando se recogió esta roca extraterrestre en 1947 se cortó en varios trozos para su estudio: unos se enviaron al MNCN y otros a los museos de historia natural de Washington y Nueva York.

El bólido, catalogado como un condrito L (no metálico), está formado por condritos o esferas de materiales y su estudio "aporta claves importantes para comprender el origen del sistema solar y de los planetas, la composición del núcleo terrestre y el origen de la vida", ha destacado Nieto.

Para Javier García Guinea, geólogo y profesor de investigación del CSIC, la rocambolesca historia del meteorito de Reliegos pone de manifiesto el vacío legal de los bólidos, que están fuera de la protección de las leyes españolas.

"La Ley de Patrimonio Natural de 1985 protege a los objetos arqueológicos y paleontológicos en España" y establece que las piezas encontradas pertenecen a las consejerías de las comunidades autónomas, pero para esta ley "los meteoritos son piedras del campo", ha lamentado.

Esta falta de legislación genera unos enormes problemas a los científicos que se ven obligados a encontrar y recolectar los meteoritos antes de que lo hagan los buscadores profesionales, o esperar a que la persona que los encuentre decida donarlos al Estado.

Para este científico, lo más eficiente sería redactar una norma específica que proteja a los meteoritos o incluirlos en la Ley de Patrimonio de 1985 porque algunas de estas "piedras de campo" tienen un elevado valor científico, "que nos cuentan lo que hay en el centro de la Tierra, cómo es el manto terrestre o nos dan información sobre las cosas que hay ahí fuera".

"Como mínimo, estas joyas del universo deberían estar en un museo", concluye. De momento este fragmento ‘perdido’ ha vuelto al lugar de donde nunca debió desaparecer. A partir de hoy forma parte de la exposición permanente del MNCN junto a otros dos fragmentos del meteorito original.

© 2023 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.