DECLARACIÓN

 

Este 12 de julio se cumplen veinte años de unos de los crímenes más crueles del desgraciadamente amplísimo y espantoso despropósito criminal de la hoy derrotada democráticamente banda terrorista ETA.

 

Este 12 de julio se cumplen veinte años del asesinato del Concejal del PP en el Ayuntamiento de Ermua, Miguel Ángel Blanco, después de dos días de secuestro y macabra cuenta atrás por el ultimátum etarra, lo que hizo que el asesinato nos doliera en lo más profundo de nuestras almas y conciencias.

 

Veinte años de un espanto, pero también veinte años de una respuesta ciudadana ejemplar e inequívocamente democrática: un rotundo y unánime ‘hasta aquí hemos llegado’. Una reacción cívica que a la postre fue determinante para, primero, el aislamiento total y, después, la derrota absoluta desde la libertad, el final de ETA.

 

 

 

 

Es por todo ello que hoy, al igual que en todas las entidades locales de España, nos concentramos en recuerdo a Miguel Ángel Blanco, y con él a todas, absolutamente todas, las víctimas de la sinrazón terrorista que tanto dolor nos causó. Un recuerdo sentido y sincero para Miguel Ángel, para todas las víctimas y sus familias y allegados, pero también, al mismo tiempo, un reconocimiento y a la vez homenaje a la sociedad española que aquel 12 de julio se levantó democráticamente en defensa de la libertad, de la paz y de la convivencia.

 

A todos nuestro respeto y nuestra admiración. Y a la memoria de Miguel Ángel Blanco nuestro tributo y todo nuestro cariño.