La huelga de recogida de basura cumple una semana sin solución a la vista

El comité denuncia comportamientos irregulares por parte de la empresa y el Ayuntamiento mientras la basura se acumula en las calles
Contenedores durante la huega de basura de Ponferrada
Contenedores durante la huega de basura de Ponferrada. / QUINITO

La huelga del servicio de recogida de basura y limpieza viaria de Ponferrada cumple este lunes una semana sin que se atisbe una solución a la misma. Mientras continúa el cruce de reproches y denuncias entre empresa y trabajadores, la acumulación de basura ya no pasa desapercibida en los contenedores a rebosar y con montañas de bolsas a su alrededor. Además, la unidad sindical saltó por los aires este fin de semana después de que aparecieran pintadas de “esquirol” en el domicilio de un trabajador afiliado a CCOO, lo que provocó que este sindicato se descolgara de la huelga.

El paro convocado por el comité de empresa, cuya mayoría ostenta el sindicato CGT, se sustenta en la necesidad de negociar un nuevo convenio colectivo partiendo de la base del anterior, firmado para el periodo 2011-2015 y que, por unas cosas u otras (anulación del anterior contrato mediante), no se ha renovado desde entonces. Los trabajadores aducen que la empresa, FCC Medio Ambiente, quiere comenzar la negociación desde el convenio provincial, lo que supondría una rebaja del 21% de sus salarios, entre otras pérdidas de derechos adquiridas en el convenio particular. A su favor, señalan que en el nuevo contrato ya venían reflejados esos gastos salariales para los trabajadores subrogados.

Por su parte, FCC sostiene que ese convenio privado está extinto desde 2017 y por eso la negociación debe partir desde el provincial, mientras en sus comunicados insiste en comparar los salarios de los trabajadores del servicio de recogida y limpieza de Ponferrada con los del resto de la provincia, incluidos otros sectores, para poner de manifiesto las diferencias que existen entre sus retribuciones.

Cruce de denuncias

A lo largo de esta semana se han producido varios cruces de denuncias entre el comité de huelga y FCC. Por un lado, los trabajadores han comprobado que la empresa, en colaboración con el Ayuntamiento, está utilizando personal del servicio de limpieza e incluso funcionarios municipales para realizar la recogida de basura, algo que está implícitamente prohibido en el contrato firmado el pasado mes de agosto, que separaba ambos servicios.

Desde la empresa las denuncias señalan que se han manipulado los contenedores para dificultar su recogida desde los camiones, así como el volcado de los mismos para esparcir basura por las calles, una circunstancia de la que también se ha hecho eco el propio alcalde, Olegario Ramón, a través de sus redes sociales en varias ocasiones.

Acuerdo de eficacia limitada con CCOO

Justo antes del inicio de la huelga, el sindicato CCOO había llegado a un acuerdo de eficacia limitada con la empresa al que podía acogerse cualquier trabajador que así lo deseara. Dicho acuerdo fue rechazado por CGT y por los propios trabajadores, que votaron unánimemente a favor de la huelga.

Durante esta semana, desde FCC han ido asegurando que cada vez son más los trabajadores que se han unido a este acuerdo mientras el comité de huelga insiste en que la plantilla “está más unida que nunca” para seguir adelante con el paro hasta que la empresa se avenga a negociar.

Así las cosas, la basura sigue acumulándose en torno a los contenedores del municipio de Ponferrada mientras la huelga sigue adelante.

Contenedores durante la huega de basura de Ponferrada. / QUINITO
Contenedores durante la huega de basura de Ponferrada. / QUINITO
Contenedores durante la huega de basura de Ponferrada. / QUINITO
Contenedores durante la huega de basura de Ponferrada. / QUINITO
Contenedores durante la huega de basura de Ponferrada. / QUINITO