El incendio que en la tarde del lunes se originó, de manera intencionada, en los montes de Mosteiros, en Barjas, arrasó 40 hectáreas de matorral, según los datos de la Junta de Castilla y León. El fuego se inició a las 16.58 horas y se dio por controlado cinco horas después, a las 21.56 horas del lunes. No obstante, no fue hasta la tarde del  martes cuando se declaró extinguido.

En el transcurso de las tareas de extinción se han movilizado dos aviones de carga en tierra de la base de Rosinos; cinco helicópteros de las bases de de Rabanal, Cueto, Tabuyo y Camposagrado; cinco agentes medioambientales; dos cuadrillas de especialistas helitransportadas y otras dos de tierra; una brigada de refuerzo, una autobomba y un buldócer.

Se trata de una zona que ya ha sido objeto de otros incendios, también intencionados, por los que las autoridades sospechan que detrás de ellos esté la intención de habilitar pastos.