La empresa minera Intauxma, promotora del proyecto de explotación de mineral de hierro en el Coto Wagner, situado entre los municipios bercianos de Molinaseca y Castropodame, asegura a través de un comunicado, que se está replanteando la ubicación de las instalaciones de tratamiento del mineral, al objeto de alejarlas “lo más posible” del pueblo de Calamocos, después de que Ecologistas en Acción presentase ayer alegaciones contra la reapertura de la mina y alertase que las “graves deficiencias” del proyecto amenazan especialmente a los núcleos de Onamio y Calamocos.

Al respecto, al empresa explicó que el trámite para reabrir la explotación acaba de iniciarse y se encuentra en una fase preliminar de desarrollo. En esa línea, los responsables de la compañía aseguraron que la empresa tiene previsto incorporar al proyecto definitivo gran parte de las alegaciones señaladas y emplazó a las diversas organizaciones a “esperar a conocer el proyecto definitivo para emitir su opinión final, pues se va a tratar de incorporar todas las modificaciones que sea posible”.

En ese sentido, adelantaron que, como parte del estudio de impacto ambiental definitivo que se va a presentar próximamente, la empresa planteará un plan de medidas compensatorias centradas en el tratamiento de los cielos abiertos abandonados hace más de 30 años y en los hundimientos que las antiguas explotaciones produjeron en las inmediaciones del pueblo de Onamio. Precisamente, el “riesgo de hundimiento” era uno de los motivos alegados por los exologistas para oponerse a este proyecto.

Según fuentes de la compañía, el proyecto supondría una inversión de unos 60 millones de euros, a través de la explotación de unos 30 millones de toneladas de hierro. La iniciativa, además, tendría capacidad para crear unos 200 empleos directos, con otros 600 indirectos según los ratios de la minería, durante al menos 20 años.

Al respecto, la actual tendencia alcista de los precios del hierro, la participación de inversores con conocimiento del sector o el apoyo de las administraciones competentes en la tramitación de autorizaciones, serán, junto a la aceptación mayoritaria de la población de la zona, factores claves para asegurar la viabilidad del proyecto, señalaron fuentes de la compañía, que añadieron que “sin el decisivo concurso de todos ellos, el proyecto sencillamente no podrá realizarse”.