La campana del Lambrión

Vicente Parra cumple 34 años encarnando la figura del nazareno Lambrión Chupacandiles, icono de la Semana Santa de Ponferrada
Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles.
Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles. / QUINITO

Como si de un superhéroe se tratara, bajo la túnica del nazareno Lambrión Chupacandiles se esconde la figura de Vicente Parra, el hermano encargado de anunciar la Semana Santa de Ponferrada siguiendo una tradición de la Real Hermandad de Jesús Nazareno que se remonta, según los datos de la propia cofradía, al siglo XVII.

Vicente lleva ejerciendo de Lambrión desde 1990, año en el que falleció su padre, de quien recogió la campana que tañe por las calles de Ponferrada cada sábado previo al pregón de Semana Santa para llamar al resto de hermanos a disponerse a celebrar la Pasión de Cristo. Antes, su abuelo también había sido Lambrión, por lo que para los Parra es casi una cuestión familiar: “Desde que yo recuerdo, lo viví en casa tanto con mi abuelo, que falleció cuando yo tenía 4 años, como con mi padre después. No sé cuántos años estuvo mi abuelo, pero seguros son 64 años de familia Parra ejerciendo como Lambriones”.

Eso sí, Vicente remarca que el cargo “pertenece a la Hermandad y es ella quien elige al Lambrión. Tengo un hijo que pertenece a las dos cofradías y participa en la Semana Santa, pero nunca nos hemos planteado que el cargo sea hereditario”.

Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles.
Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles. / QUINITO

La evolución del Lambrión

Aunque los primeros años del Lambrión Chupacandiles se sumergen en terrenos casi legendarios, Vicente Parra cuenta que “dicen que se le ofrecía al hermano que tenía unas condiciones económicas desfavorables y, como tal, se le ofrecían viandas y bebidas cuando hacía el recorrido, pero no sé cuánto hay de cierto en eso. Desde que yo hago la función nunca he entrado en ningún restaurante, bar o casa que me hayan ofrecido nada. Sí sé que mí padre sí lo hacía, pero sin ningún afán sino como algo que venía de tradición”.

En estos 34 años como Lambrión, las cosas han cambiado mucho, ya que su figura se ha potenciado mucho desde la Real Hermandad de Jesús Nazareno: “No tiene comparación a cuando yo empecé”, asegura Vicente, que recuerda que “al principio escuchaba comentarios de todo tipo, insultos, pegarme en el pucho, quitármelo, decir ‘a dónde va ese loco, si el carnaval ya pasó’… Al ser un día raro, porque es la semana anterior al inicio de las procesiones, no se identificaba todavía como Semana Santa, entonces te veían por ahi vestido de nazareno y tocando la campana tú solo y decían ‘este tío está loco’”.

Actualmente, el sábado que le toca salir como Lambrión conlleva todo un ritual: “Desde por la mañana preparo la túnica y la campana. A las 4 estoy en La Encina, me visto dentro de la basílica y allí está la figura del Nazareno en el altar con la campana, que se me entrega, me da la bendición don Antolín y empiezo el recorrido”. Un recorrido que le lleva por la zona alta de Ponferrada y parte de la Puebla: “El que buenamente puedo, porque Ponferrada ha cambiado mucho y no puedo ir a Flores del Sil, Cuatrovientos, La Rosaleda… No tanto por andar como por la campana, porque la muñeca se resiente después de dos o tres horas con un peso de dos kilos en la mano moviéndola sin parar”.

Campana del nazareno Lambrión Chupacandiles
Campana del nazareno Lambrión Chupacandiles. / QUINITO

El año que no salió el Lambrión

El año 2020 fue extraño para todos debido a la pandemia del covid y para el nazareno Lambrión Chupacandiles no lo fue menos: “Que yo recuerde, es el único año que no salí, pero no fallé”, aclara Vicente. “Se grabó el sonido de la campana en mi casa y se le pasó a la Policía Municipal, que recorrió las mismas calles que yo con ese sonido. Recuerdo que salí al balcón de mi casa vestido de nazareno y esperé al paso de los coches. Yo pienso que podía haber salido, porque voy yo solo, pero la Hermandad es la que decide y ese año se decidió suspender todos los actos de Semana Santa, incluido este”.

Si el 2020 fue inolvidable por la pandemia, el 2024 lo será por la inauguración de la estatua que el Ayuntamiento de Ponferrada dedica al Lambrión, obra de Tomás Bañuelos, una noticia que Vicente Parra recibió “con mucha ilusión, tanto por lo personal y lo que representa para mi familia como por lo que supone para la Hermandad como figura institucional”. De hecho, Parra sostiene que “el Interés Turístico Nacional para la Semana Santa de Ponferrada se consiguió por el nazareno Lambrión, que se potenció mucho desde la feria de Intur de Valladolid de hace unos años, donde estaban las cuatro figuras más importantes de la Semana Santa de Castilla y León”.

Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles.
Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles. / QUINITO

Un Lambrión enamorado de la Semana Santa de Ponferrada

Más allá de ejercer la figura del nazareno Lambrión Chupacandiles, Vicente Parra es parte de la Semana Santa de Ponferrada desde que tiene uso de razón: “Mi padre era costalero y desde los 3 o 4 años siempre fui a su lado en las procesiones vestido de nazareno. A los 17 fue el primer año que cargué con un paso y desde entonces llevo haciéndolo en la mayoría de las procesiones. Para mí la Semana Santa de Ponferrada representa mucho porque siempre he participado de manera muy activa y me parece importante que venga gente de fuera. No tenemos la importancia de otras ciudades en cuanto a pasos, pero sí en cuanto a tradición”.

A la hora de elegir sus procesiones favoritas, Vicente aclara que “todas son importantes, pero si tengo que elegir las que más me han marcado, son la de la Soledad, que es la que vivo con más intensidad, y, aunque no sea de nuestra Hermandad, la del Silencio, porque es la de mi barrio”.

Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles.
Vicente Parra, el nazareno Lambrión Chupacandiles. / QUINITO

3 comentarios en “La campana del Lambrión

  1. Que grande Vicente..desde la lejanía y ya con muchos años..recuerdo de niño a tu Padre.. Vicente..”TITO”..gran persona..Y gran amigo de mi familia.. Enhorabuena por todo lo que haces y que siga la tradición de nuestra Semana Santa..

  2. Ánimo !
    La tradición ha de continuar con el entusiasmo del primer día… Felicidades por ello.
    En nuestras raíces cabe de todo y eso hace grande también al Bierzo.
    Tengo ganas de hacerme una foto con la figura del Nazareno Lambrión Chupacandiles…para mí será histórica.
    Gracias !!

Los comentarios están cerrados.