Num: 6922 | Miércoles 21 de octubre de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

La Cuenca Minera de Fabero, declarada Bien de Interés Cultural

El Bocyl pone en observación pública este proyecto que busca el reconocimiento de su “capacidad generadora de paisajes culturales específicos” y de la necesidad de proteger el patrimonio industrial y cultural de la zona

La Cuenca Minera contiene un patrimonio industrial y cultural que lo convierte en un conjunto etnológico. / QUINITO

Desde sus característicos poblados de viviendas para los mineros, donde destacan instalaciones como los economato, con sus máquinas de provisión de aceite y sus cartillas para anotar el gasto mensual, o consultorios y hospital y sus equipamiento; hasta, por supuesto, las instalaciones de la explotación minera, galerías y pozos, castilletes, dependencias administrativas, de almacenamiento… La Cuenta Minera de Fabero es un “paisaje antropizado” que avanza hacia su declaración de Conjunto Etnológico por la Junta de Castilla y León.

Este nivel de protección incluye no sólo el patrimonio industrial propiamente dicho, sino que favorece la conservación de instalaciones, edificios, incluso documentos ligados a la producción. Todo lo relacionado con ese “paisaje cultural específico” que conforma Fabero en toda su cuenca.

La tramitación de esta declaración se encuentra ahora en fase de exposición pública, tal y como se ha publicado este miércoles en el Bocyl, que tendrá una duración de un mes, durante el cual cualquiera puede hacer alegaciones. La consecución de esta declaración de Bien de Interés Cultural puede suponer un empujón al municipio berciano, en el que la crisis del fin de la minería ha hecho mella. Los puntos que conformarán este Conjunto Etnológico están en todo el municipio.  Por ejemplo, el enclave del Pozo Viejo se encuentra en Lillo del Bierzo. Aquí se encuentra lo que se ha considerado “dos inmuebles más representativos de esta parte dotacional: el sanatorio médico (conocido como ‘hospitalillo’) y el economato de la empresa”.

El Pozo Julia, quizá el más conocido del patrimonio industrial de Fabero, cumple un papel destacado en el conjunto, por lo ambicioso de su proyecto, lo novedoso de sus planteamientos empresariales e incluso, se destaca, la belleza estética de la riqueza plástica de estructuras metálicas o de hormigón armado.

La Mina Negrín, se incluye en el Conjunto. Está “situada al sur de Fabero, conserva varios garajes y un economato, así como la distribución de las antiguas viviendas mineras; en un espacio cercano se ubican el lavadero, salas de máquinas y antiguas oficinas”.

Otro de los enclaves que serán protegidos son los cuarteles de Diego Pérez. “En las proximidades del Pozo Viejo, el grupo residencial de los Cuarteles de Diego Pérez, promovido por Antracitas de Fabero, consta de 250 viviendas unifamiliares de una sola planta, adosadas formando hileras en torno a un espacio libre central ajardinado”, se recuerda en el Bocyl.

Por último, se incluyen como “uno de los parámetros distintivos de la actividad de la minería del carbón, la huella de la movilidad del mineral a través de diversos itinerarios y entre enclaves y núcleos de población, pozos, térmicas, lavaderos, ferrocarril, y especialmente el sistema de cables aéreos o líneas de baldes, conocidos popularmente como «calderos» y sus torretas metálicas.”

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.