La Junta cierra el interior de la hostelería, centros comerciales y gimnasios en todas las provincias

Casado presenta una situación creciente de contagios que supera los 200 por 100.000 habitantes en siete días en toda Castilla y León, salvo Burgos
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, en rueda de prensa para informar de la situación en la Comunidad en relación al COVID-19 / M. Chacón

Como estaba previsto, la Junta de Castilla y León acordó este martes el cierre desde esta medianoche y hasta el 26 de enero del interior de los establecimientos de hostelería y restauración, las superficies comerciales, los centros deportivos y casas de apuestas y juego de seis provincias -Burgos, León, Salamanca, Soria, Valladolid y Zamora- durante un periodo de 14 días. Éstas medidas se unen a las restricciones adicionales en vigor desde el domingo en Ávila, Palencia y Segovia.

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, informó en una comparecencia telemática sobre la decisión del Consejo de Gobierno extraordinario de endurecer las medidas contra el COVID-19 ante el incremento de la incidencia acumulada a siete días. Además, se mantiene de forma indefinida, hasta que termine el estado de alarma, el cierre perimetral de la Comunidad y el toque de queda entre las 22 y las 6 horas.

Casado explicó que desde los días 30, 31 de diciembre y 1 de enero ha empeorado la situación con respecto a la semana anterior de la Navidad y subrayó que se pensó que era un “diente de sierra”, si bien añadió que los contagios suben cada día y en este momento todas las provincias superan los 200 casos por 100.000 habitantes a siete días, excepto Burgos, que está en 196, por lo que la superará en los próximos días.

La consejera reconoció que son medidas duras, pero afirmó que cuando se han tomado en otras ocasiones han sido efectivas, a lo que unió los cribados asistenciales, selectivos en caso de transmisión comunitaria y oportunistas por grupos poblacionales.