Num: 7181 | Miércoles 6 de julio de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

La mitad de los habitantes de la Comunidad apuesta por suprimir o limitar las competencias de las autonomías en favor del Gobierno Central

Un estudio del CIS refleja que el 53,9% califica la situación económica actual como “mala o muy mala”


Ical Un 30,2 por ciento de los habitantes de la Comunidad es partidario de un Gobierno central sin autonomías y un 17,7 por ciento, de limitar sus competencias en el Estado. Un 27,1 por ciento se decanta por seguir con el modelo actual; mientras que un 5,9 por ciento aboga por ampliar sus competencias, y un 1,3 por ciento, por reconocer su capacidad de convertirse en estados independientes. Así aparece recogido en el estudio 'Postelectoral elecciones autonómicas 2015' del CIS, elaborado a partir de 990 entrevistas efectuadas en 77 municipios de la nueve provincias de la Comunidad, entre el 27 de mayo y el 23 de junio.

El documento, recogido por Ical, traslada que el 56,2 por ciento de los encuestados reconoció sentirse tan español como castellano y leonés; un 26,9 por ciento, únicamente español; y un 10,9 por ciento, más español que de la Comunidad.

La encuesta refleja que la mayor parte de los habitantes de la Comunidad, el 53,9 por ciento, califica la situación económica actual como “mala o muy mala”, mientras que un 36,8 por ciento, la tacha de “regular”. Únicamente un 7,5 por ciento de los encuestados sostiene que es “buena o muy buena”.

La opinión de los castellanos y leoneses sobre la situación económica de España es bastante peor. En este sentido, se eleva hasta el 65,3 por ciento aquellos que creen que es “mala o muy mala”, frente al 27,9 que la considera “regular” y sólo un cinco por ciento, “buena o muy buena”.

Sobre la valoración política, sólo el 11,6 por ciento de los ciudadanos apuestan por que es “buena o muy buena”, frente al 44,7 que opinan lo contrario. De nuevo, peor son los datos en el ámbito nacional, donde casi el 62 por ciento la posiciona como “mala o muy mala”.

Trabajo regular

En cuanto al trabajo desarrollado por la Junta en los últimos cuatro años, entre 2011 y 2015, cuatro de cada diez (42,1 por ciento) encuestados señalan que ha sido “regular”, mientras que el 26 por ciento que fue “mala”, el nueve por ciento “muy mala”, y el 19,2, “buena o muy buena”. Por ámbitos, el 36,5 por ciento aseguró al CIS que la labor desarrollada por el Gobierno regional en materia de seguridad ciudadana fue “buena”, mientras que el 40,9 cree que la creación de empleo fue “mala” y el 34,6, “muy mala”. Eso se traduce en que tres de cada cuatro no aprueba la labor de la Junta en este ámbito, mientras que el 17,8, la vio “regular”.

Entre los votantes, el tema que más debería preocupar al Gobierno saliente de los comicios es en un 60,8 por ciento de los encuestados, la creación de empleo; en un 17,9 por ciento la educación; y en un 14,8 por ciento la sanidad.

Suspenso general

Los electores castellanos y leoneses suspenden a todos los líderes políticos, aunque la mejor puntuación se la lleva el actual presidente de la Junta y del PP, Juan Vicente Herrera, 4,61, seguido por el líder del PSOE de la Comunidad, Luis Tudanca, con un 4,35; y el de Podemos, Pablo Fernández, con un 4,32. Asimismo, la encuesta otorga un 3,65 al portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes; y un 3,3 al de IU, José Sarrión.

Herrera es el dirigente más conocido y le valora el 78,2 por ciento de los encuestados. Los nuevos líderes políticos que concurrieron a los comicios siguen siendo grandes desconocidos en la Comunidad. A Tudanca solo le valora el 38 por ciento de los encuestados; a Sarrión, el 14 por ciento; a Fernández, el 10,2 por ciento; y a fuentes, el 8,7 por ciento.

El estudio postelectoral del CIS indica que la mayor parte de los electores, el 66,4 por ciento, tenía decidido votar por un partido o coalición, mientras que un 10,6 por ciento, dudó entre varios. En este sentido, cabe destacar que un 12,9 por ciento, lo hizo entre PP y Ciudadanos; y un 9,4 por ciento, entre PSOE y Podemos, los porcentajes más elevados.

Desafección política

Entre los encuestados, el 82,8 por ciento reconoció que votó, mientras que un 11,4 por ciento, indicó que no quiso ir a votar; y un 2,9 por ciento no pudo; un 2,1 por ciento esta vez no quiso hacerlo. Los que no votaron explicaron su decisión en un 22,4 por ciento de los casos, en que están hartos de la política; y en un 20,9 por ciento, en que no les inspiraba confianza ningún candidato. El 43,3 por ciento de los que no votaron lo había decidido “hace bastante tiempo”.

El estudio constata también que el 42,3 por ciento de los encuestados se mostró de acuerdo en que “esté quien esté en el poder, siempre busca sus intereses personales”; y un 50,4 por ciento, en que los políticos “no se preocupan mucho de la gente” como ellos. Asimismo, el 36,9 por ciento expuso que la política le genera desconfianza; a un 15,1 por ciento, aburrimiento; y a un 10,8 por ciento, indiferencia.

Los que votaron lo hicieron en un 39,7 por ciento a la formación que mejor representa sus ideas, un 15 por ciento reconoció que siempre lo hace en el mismo sentido; un 14,7 por ciento a la fuerza que mejor defiende los intereses de la Comunidad, y un 12,2 por ciento por evitar que ganase otro partido.

Izquierda o derecha

El CIS preguntó a los ciudadanos sobre su percepción sobre las diferentes fuerzas políticas y si están situadas a la izquierda o a la derecha, con diez niveles, siendo el 1 más a la izquierda y 10 más a la derecha. En este sentido, el PP presenta el mayor porcentaje casi a la derecha, en el nivel 8, con el 23,7 por ciento; y Ciudadanos, en el centro derecha, con un 16,4 por ciento en el nivel 6. Asimismo, el PSOE aparece sobre todo en el centro izquierda, con un 25,4 por ciento en el nivel 4; y Podemos e IU en la izquierda pura, con un 32,4 y un 27,4 por ciento en el nivel 1.

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.