El grupo de comerciantes, propietarios de locales, vecinos y clientes que se han manifestado en contra del proyecto de dinamización del centro de Ponferrada se autodefine como plataforma ciudadana y solicita a la alcaldesa de la capital del Bierzo, Gloria Fernández Merayo, una reunión para que escuche sus reticencias a las obras. El colectivo quiere “ponerle de manifiesto las reivindicaciones y necesidades de los afectados por dichas obras” en primera persona después de que hayan registrado más de 1.700 firmas en el Consistorio ponferradino contra el plan.

La erigida como portavoz del grupo, Loli Carbajo, ha aprovechado para criticar las recientes declaraciones de la teniente alcalde del Ayuntamiento berciano, Amparo Vidal, en las que llamaba “alarmistas” a los miembros de la plataforma, por recoger firmas contra unas obras que todavía eran un proyecto y no una realidad, concretamente las de Gómez Núñez. En ese sentido, Carbajo defiende que “aunque el proyecto no esté aprobado parece ser que la intención es de que cuando las obras se ejecuten en el futuro sí van a limitar la circulación de vehículos y eliminar plazas de estacionamiento existentes”.

Y es que las quejas de los miembros de la plataforma no van en la línea de criticar las obras ni las reformas planteadas si no de la intención de convertir las vías Gómez Núñez y Camino de Santiago en calles de sentido único con un único carril de circulación para vehículos y eliminar las zonas de estacionamiento, carga y descarga y la parada de taxis que hay en la actualidad. Por todo ello, solicitan que “las obras que se van a realizar en el centro de Ponferrada no se proyecten y ejecuten a espaldas de los ciudadanos y de los afectados” por lo que exigen que “nos informen de los proyectos y las obras que se van a realizar antes de que éstas se hayan hecho”.