ESPECIAL EDUCACIÓN

La Red de Centros de Recuperación de Animales Silvestres gestionó casi 7.000 casos el pasado año

Casi 4.000 animales entraron vivos, de los que más de la mitad fueron recuperados y liberados
Aves rapaces en un centro de recuperación de animales silvestres (CRAS) de Castilla y León
Aves rapaces en un centro de recuperación de animales silvestres (CRAS) de Castilla y León

La Red de Centros de Recuperación de Animales Silvestres de Castilla y León gestionó 6,749 casos en 2023. De este total, 5.994 corresponden a ejemplares de fauna silvestre; 490, a ejemplares de control poblacional de especies exóticas invasoras y el resto, a diferentes muestras para analizar.

Por grupos taxonómicos destacaron de forma mayoritaria los ingresos de aves, suponiendo un 89 por ciento de las entradas, seguido de un nueve por ciento de mamíferos. Las especies de aves de las que ingresan mayor número de ejemplares en los Centros de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) continúan siendo el busardo ratonero, el buitre leonado, el vencejo común, la cigüeña blanca, el cernícalo vulgar y el milano real.

En 2022 las causas mayoritarias de ingreso fueron la recogida de pollos y crías del año, suponiendo alrededor del 35 por ciento de las entradas, y los traumatismos indeterminados, siendo el 15 por ciento de los ingresos. Dentro de los traumatismos en los que se identifica el origen, la Consejería de Medio Ambiente destacó las electrocuciones y colisiones con tendidos eléctricos, habiéndose recibido durante 2022 un total de 642 ejemplares, lo que representa el diez por cientos de los ingresos, y los atropellos, que suponen el once por ciento con 662 ejemplares recogidos por esta causa.

Otras causas significativas de mortalidad no natural de fauna silvestre son las colisiones con aerogeneradores que suponen el siete por ciento de las entradas, con 427 ejemplares recepcionados en los centros en 2022, las colisiones con cristaleras que suponen el cuatro de los ingresos y los disparos con 49 ejemplares ingresados lo que supone un descenso significativo de los ingresos originados por disparo respecto al año anterior (cuatro por ciento menos).

En relación a los ingresos de especies amenazadas durante 2022 ingresaron en la red un total de 465 ejemplares, incluyendo tanto ejemplares vivos como muertos y destacan por su número 294 ejemplares de milano real, 79 de aguilucho cenizo, 40 de buitre negro y 30 de águila imperial. También ingresaron cinco osos pardos, cinco cigüeñas negras, cinco sisones, tres alimoches y un águila perdicera.

De las 3.857 entradas de ejemplares vivos en la red de centros, se liberaron más de la mitad, 2.090 ejemplares, porcentaje similar a años anteriores, aunque cabe destacar un aumento de este porcentaje respecto al 2021 situándose cercano al 55 por ciento.

Desde 2017 se registró un incremento de casi el 34 por ciento de ingresos de ejemplares vivos y de aproximadamente el 21 por ciento de ingresos de cadáveres en la red de CRAS de Castilla y León. En 2022 un total de 2.137 de las entradas correspondieron a cadáveres de especies de fauna silvestre.

Las provincias que registran mayor porcentaje de ejemplares recibidos en la red de Centros de Recuperación de Castilla y León son Burgos (1.402 ejemplares) y Valladolid (1.376 ejemplares) con el 28 y 21 por ciento de las entradas respectivamente, seguidas de Salamanca (981 ejemplares) y Segovia (979 ejemplares), que concentran respectivamente cada una el 15 y 10 por ciento de los ejemplares ingresados. Con números significativamente menores aparecen Zamora (383 ejemplares) y Soria (350 ejemplares) representando cada una de ellas en torno al siete por ciento del total. Finalmente, desde León, Palencia y Ávila se recibieron en la red de CRAS 285, 275 y 252 ejemplares respectivamente.

Voluntariado

Toda la labor que se realiza en los centros se complementa con el programa de voluntariado instaurado en los CRAS de Valladolid y Burgos y en el centro de recepción de Salamanca, siendo los periodos con mayor número de ingresos, desde junio a septiembre, donde se lleva a cabo la labor de los voluntarios en los CRAS.

En los Centros de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de Castilla y León se realizan las labores de rehabilitación de aquellos ejemplares que resultan heridos como consecuencia de algún accidente, así como labores de investigación de las causas de mortalidad en animales silvestres.

De igual manera, los CRAS desarrollan una importante labor en el seguimiento del estado sanitario de la fauna silvestre de la Comunidad autónoma y en la implementación de medidas de concienciación y sensibilización de la sociedad hacia la conservación de las especies de fauna silvestre, colaborando además en determinados proyectos de investigación y de conservación de la biodiversidad.

En la actualidad en Castilla y León hay tres Centros de Recuperación en las provincias de Valladolid, Burgos y Segovia y dos Centros de Recepción en las provincias de Zamora y Salamanca que desarrollan labores de recuperación de aquellos animales que presentan situaciones de fácil tratamiento.