Los presidentes de las principales D.O de la Comunidad hicieron unas previsiones positivas de cosecha, a pesar de las inclemencias meteorológicas de una campaña marcada por la sequía y, sobre todo, por las heladas de finales de abril, que al final no han sido tan perjudiciales como se esperaba, aunque restarán producción.

En una mesa redonda con la que se ha clausurado hoy del curso ‘Los Mundos del Vino’, organizado por la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid (UEMC), los responsables de las DO coindieron en señalar que su trabajo siempre esta ligado a las inclemencias del tiempo, aunque el presidente de la D.O. Cigales, Julio Vales, resaltó que “los años con peores heladas han sido los años con mejores cosechas”.

Mientras tanto, el responsable de Toro, Felipe Nalda, aseguró que su D.O. fue una de las zonas mas “privilegiadas”, ya que presentó heladas muy localizadas que no afectaron ni un 5 por ciento de las 5.500 hectáreas que conforman la D.O. No obstante, también señaló que la sequía “galopante” arrastrada durante todo el año se ha visto aliviada en el ultimo mes por los aguaceros de los últimos días. De todas formas, se espera una producción media lejos de la cosecha récord del pasado año, 23,5 millones de kilos.

A su vez, Enrique Pascual, presidente de D.O. Ribera del Duero, coincidió con Nalda en que las precipitaciones de los últimos días van a ayudarles “a pasar el verano”, a la vez que recalcó que  Ribera de Duero siempre se ha sobrepuesto a cualquier adversidad meteorológica, aunque se mostró prudente a la hora para hacer una previsión de cosecha.

D.O. Bierzo

Por otra parte, y ante la pregunta del moderador de cómo califican sus cosechas las D.O., la representante de El Bierzo, Misericordia Bello explicó que en su caso se realiza catas de calificación por profesionales externos, para que se punteen asépticamente las cosechas de manera objetiva según su proceso de maduración. En este sentido, Bello presumió que la D.O Bierzo ha obtenido tres calificaciones como excelente seguidas.

A su vez, Julio Valles coincidió con Bello, afirmó que las técnicas de elaboración del vino son universales y aseguró que Valladolid es una tierra de grandes vinos.

Precio y restauración

Otro de los asuntos que se analizó en la mesa redonda fue el precio del vino en los bares y en la restauración. Para Felipe Salda (D.O Toro) el 80 por ciento de los vinos de su denominación copan muchos de los segmentos de vinos jóvenes ( de 3 a 4 euros) que son accesibles a todos los consumidores. Además, aseguró que hay vinos caros y baratos, pero que mucha gente bebe por marca y que no todas las veces se puede permitir este lujo.

Julio Valles reconoció que es consciente del elevado precio de algunas botellas en los restaurantes, llegando a triplicar el precio de venta al público en un establecimiento. Además aseguró que es un error pagar por la botella entera y no por copas, ya que el vino tiene una gran potencial para conservarse en la botella una vez abierta.

Zonificación

Por otra parte, la mayoría de los presidentes se mostraron reticentes a la zonificación dentro de las denominaciones de origen y coincidieron en que se trata de un proceso complejo y difícil de llevar a cabo.

Solo la D.O. de El Bierzo mostró su decisión de emprender este camino, aunque coincidió con el resto de sus compañeros en que es un proceso arduo y pesado. Así, Misericordia Bello consideró que esta medida es necesaria “para elevar la calidad de nuestros vinos”.