Num: 7181 | Miércoles 6 de julio de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Limonada de Prada A Tope: embotellando la tradición

El carismático empresario elabora esta bebida todo el año y la exporta a todo el mundo, en línea con la filosofía aplicada durante 50 años de cuidar y trabajar ‘lo nuestro’ para mejorar el Bierzo


La limonada es una bebida tradicional de la Semana Santa en toda la provincia de León: altamente consumida en tan señaladas fechas, está presente en prácticamente todos los bares durante estas fechas. Y si en esta tierra hay una tradición y la posibilidad de trabajarla, cuidarla y mejorarla, es bien sabido que en el Bierzo se arremangará para ello José Luis Prada.

La limonada de Prada A Tope es una de las más conocidas y demandadas. Desde la empresa, cuantifican su producción anual en más de 20.000 botellas de 0,75 litros y, explican, esa cifra se alcanza porque tienen este producto desestacionalizado, es decir: se puede comprar limonada de Prada A Tope durante los doce meses y, para ello, se hacen pequeñas elaboraciones durante todo el año.

Entre otras razones, esto es debido a que su producto es 100 por 100 natural y prefieren minimizar los riesgos sacándolo fresco.

Eso sí: el consumo de limonada de Prada A Tope en Semana Santa, a nivel provincial y nacional y sumada la exportación, supone el 50 por ciento del total de la producción de esta empresa señera berciana. Miran a este año, tras dos con cierto bajón en las ventas de este producto, con muchas ganas.

Con el cierre de la hostería y la distribución a medio gas, tuvo para ellos un gran repunte la venta directa a través de internet, por lo que notaron un aumento de las compras en la tienda online, que pasó de ser algo residual para la empresa, en lo que a la limonada se refiere, a convertirse en el destino del 10 por ciento de sus inconfundibles botellas.

Desde Prada A Tope lo tuvieron claro: si el consumo online crecía, había que crecer con él, cuidándolo y mejorando su oferta, por lo que adaptaron los formatos de embalaje para minimizar rupturas y poder servir los distintos productos demandados por los usuarios de su web de una forma más eficiente, desarrollando un nuevo packaging para esta creciente clientela.

Hoy por hoy, tras esa crisis, la venta online estaría en ese 10 por ciento. El resto de sus líneas sería la tienda y restaurante del Palacio de Canedo, con un 30 por ciento. La restauración en otros bares supone un porcentaje pequeño mientras que el punto fuerte, que puede alcanzar el 40 por ciento, son las tiendas estilo gourmet (en Ponferrada, Astorga, León, sobre todo) en las que el cliente entra en busca de productos de alimentación y bebida de máxima calidad, como es la limonada de Prada A Tope. Esta venta se encuentra desestacionalizada, estos clientes la consumen todo el año, también en Navidades.

Por último, quedaría la exportación, que supone casi el 20 por ciento de sus ventas. En la costa este de Estados Unidos, aseguran desde el Palacio de Canedo, hay un gran cliente de esta empresa y en ciudades como Nueva York se bebe la limonada de mencía de Prada A Tope. De nuevo, este mercado no está circunscrito a la Semana Santa sino que se consume la limonada como aperitivo.

Origen de la limonada de Prada A Tope

La limonada de Prada A Tope está hecha con vino ecológico de mencía DO Bierzo. Para la empresa, la clave del éxito de esta limonada está en “tomárnoslo muy en serio”. Desde esas viñas de Arganza, elaboran una partida de vino específica para la limonada. Se trata de un perfil de vino ligero, con acidez potente y graduación comedida.

Para los cítricos, se seleccionan las variedades y se busca una maduración óptima que se completa en bodega. Hasta el corte, nos cuentan está estudiado. Aunque es una “técnica de riesgo”, dado el volumen de su producción, para endulzar recurren al azúcar blanco pues “aunque puede refermentar, es el sabor de la tradición”.

Limonada de Prada A Tope: Embotellando la tradición

La actual etiqueta de las botellas de la limonada de Prada A Tope data de 2005. La anterior había diseñada por un ponferradino, Juanjo Villadangos; y la que ahora luce es de Pablo Guerrero, oriundo de León capital.

El diseño responde a ese interés de la empresa de desestacionalizar el consumo de limonada, logrando esa imagen de producto de calidad que también puede tomarse, por ejemplo, como aperitivo.

El mimo y la laboriosidad llegan al último detalle en esta limonada con la que José Luis Prada, tal y como ocurre a lo largo de su andadura, da valor añadido a lo nuestro, a nuestra tradición y nuestro pasado, para el tiempo presente y futuro.

Este gran defensor de los productos hortofructícolas de la tierra, hijo predilecto de la comarca, ha conseguido con honradez y esmero embotellar una tradición, la de la limonada, y proyectarla al mundo para dar así un nuevo valor añadido a la agricultura de la zona y fijar, de este modo, industria en el Bierzo.

Con la elaboración de esta limonada, Prada A Tope no solo provee al Bierzo y el resto de la provincia de la mejor versión de uno de sus productos favoritos, sino que gracias a cuidar y trabajar lo nuestro hace posible que se creen empleos, se desarrolle la economía de una modo que no es deslocalizable y, por tanto, que se pueda seguir viviendo en la zona.

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.