Los precios suben un 3,3% en abril en Castilla y León, igual que la media nacional

La electricidad, la alimentación y la restauración están detrás de esta subida interanual, en un cuarto mes en el que solo caen las comunicaciones
Bombillas
Bombillas. / EBD

En abril, el Índice de Precios al Consumo (IPC) experimentó un aumento del 3,3 por ciento en Castilla y León en comparación con el mismo período del año anterior, coincidiendo exactamente con el promedio nacional. Este incremento representa un aumento de siete décimas en comparación con marzo, manteniendo la misma tendencia a nivel nacional. El encarecimiento de la factura eléctrica, impulsado por el aumento del IVA del 10 al 21 por ciento, ha sido el principal impulsor de esta subida, contribuyendo a un aumento de la inflación del 1,9 por ciento en lo que va del año. Además, el sector de la alimentación y la restauración también han contribuido a este aumento interanual, siendo el único sector que ha experimentado una disminución en abril el de las comunicaciones.

A nivel autonómico, este aumento interanual en Castilla y León es el quinto más bajo entre todas las comunidades, solo superando a Navarra (2,9 por ciento), La Rioja, Madrid, Cantabria y Murcia (3,2 por ciento). Sin embargo, el 3,3 por ciento registrado en la región se iguala con el de otras siete comunidades autónomas, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En la evolución mensual de Castilla y León, los precios crecieron un 0,7 por ciento de media, subida liderada, sobre todo, por grupo de vestido y el calzado, que se disparó un 8,1 por ciento. También se elevó un 0,8 por ciento en alimentos y bebidas no alcohólicas y transporte. También subió un 0,5 por cientos los gastos vinculados a la vivienda, los muebles y artículos de hogar y los restaurantes y hoteles. El resto de aumentos se concentró en bebidas alcohólicas y tabaco, sanidad y otros bienes y servicios, que subieron un 0,2 por ciento. El IPC también se incrementó un 0,1 por ciento en comunicaciones mientras que no hubo variaciones en enseñanza. La única bajada intermensual de precios tuvo lugar en ocio y cultura, con un descenso del 0,4 por ciento.

En la variación anual, el IPC de Castilla y León registró los mayores crecimientos en hoteles, cafés y restaurantes (4,9 por ciento), alimentos y bebidas no alcohólicas (4,8 por ciento) y bebidas alcohólicas y tabaco (4,5 por ciento). También subieron los precios, con respecto al pasado año, de vivienda, agua, electricidad y gas (4,1 por ciento); transporte (3,1 por ciento); sanidad (dos por ciento); otros bienes y servicios (1,9 por ciento); ocio y cultura (1,7 por ciento); muebles y artículos del hogar (1,2 por ciento); vestido y calzado (0,9 por ciento) y enseñanza (0,4 por ciento). Por su parte, las comunicaciones bajaron un 0,1 por ciento con respecto a marzo.

Burgos, a la cabeza

Por provincias, la variación interanual de los precios al consumo estuvo por encima del tres por ciento en todas las provincias, a excepción de Valladolid, donde subió un 2,9. Encabezan esta evolución Burgos (cuatro por ciento), Soria (3,6 por ciento) y Segovia (3,4 por ciento), seguidas de Ávila y León (3,3, en cada caso) mientras que en Salamanca y Zamora, los precios crecieron un 3,2 por ciento. Por su parte, subió un tres por ciento en Palencia.

En la comparativa con el mes de marzo de este año, la subida más pronunciada se registró en Ávila y Burgos, con un 0,9 por ciento. A continuación, Valladolid y Zamora, con un 0,8 por ciento; León, un 0,7 por ciento; Salamanca, Segovia y Soria, un 0,6 por ciento y cierra Palencia, con un 0,5 por ciento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.