Como si del regalo de Reyes se tratara, la cabalgata de Ponferrada se libró de la lluvia, y los ponferradinos lo agradecieron, saliendo multitudinariamente a la calle.  Así, el desfile partía a las cinco de la tarde desde la glorieta ubicada  en la confluencia de la avenida de Portugal y calle La Cemba, para desde allí, animada por la música navideña, llegar a la glorieta del Caballero Templario y atravesar el puente nuevo del Ferrocarril para recorrer el centro en dirección al Ayuntamiento de Ponferrada, donde sus majestades de Oriente y el mago Chalupa fueron recibidos por la teniente de alcalde, Amparo Vidal, que les dio la bienvenida y les recordó que “los niños de Ponferrada se han portado muy bien” y, además de regalos, les pidió salud y trabajo para todos los ponferradinos.  La concejala de Fiestas, Concepción Crespo, que participó en la cabalgata vestida de paje,  además de a los Reyes, dio gracias a los ciudadanos por asistir a la cabalgata -organizada por ella-.

En la plaza del Ayuntamiento tuvo lugar el fin de fiesta con un palco en el que Melchor, Gaspar y Baltasar, acompañados de su particular embajador en la comarca del Bierzo, el Mago Chalupa, escucharon de primera mano los deseos de los más pequeños, y donde también escucharon la carta del niño premiado en el XXX Certamen de Cartas a los Reyes Magos de Ponferrada, Ulises Vázquez Do Santos, de 8 años de edad, alumno del colegio Espíritu Santo de Ponferrada.

En esta ocasión, el premiado dirigió su carta a Baltasar, su “favorito”, al que le pidió tiempo “para volver atrás” y cambiar sus “fallos”, como cuando su padre le castigó y él pensó “cosas malas de él”. También solicitó tiempo para “jugar más”, sobre todo al fútbol pues le gustaría ser un joven futbolista, y para ver a su familia, especialmente a sus primos “que viven lejos”. Finalmente pidió tiempo para que todos los padres jueguen más con sus hijos y para que todas las personas “se rían más”.

La Cabalgata disfrutó este año, como principal novedad, de una escolta de honor formada por la asociación de motoristas Los Despeinados, y de otra de cierre, integrada por los jóvenes de Cruz Roja.

Por la mañana, sus majestades llevaron la ilusión a los internos de varias de las residencias de ancianos de la ciudad, así como a los pacientes del Hospital del Bierzo y del Hospital de la Reina, a los que honraron con su visita. Durante todo el día, la Comitiva Real se encargó de distribuir más de 2.000 kilogramos de caramelos en las habitaciones de los distintos centros que recorrieron los Reyes Magos por la mañana y entre los niños que asistieron a la Cabalgata de la tarde.

Fotografías de Quinito:

 

VER MÁS FOTOS EN NUESTRA FOTOGALERÍA