Num: 7267 | Viernes 30 de septiembre de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net
Opinión


23 de diciembre de 2012

Luces y sombras en la investigación de la historia local (II)


En la primera parte de este artículo hablé de las luces en la investigación de la historia local y dije que afortunadamente son muchos los pueblos que se hallan en esta carrera, que permitirá arrojar mucha luz sobre el pasado. Que diferencia por ejemplo entre lo que hoy sabemos sobre la historia de Ponferrada y lo que sabía en el año 1797, su Corregidor que se resume en apenas unos folios.

Pero claro como en todos los aspectos de la vida en este tema además de luces hay también sombras y aún muy alargadas. Son aún muchas (no todas por fortuna) las personas que tienen un concepto de la historia muy distorsionado y que en vez de apreciar la historia real se decantan por las historias o historietas que alguno de los personajes que conocieron les contaron y punto. No se preocupan de averiguar la parte de verdad y la parte de cuento que hay en el relato; les importa el relato en si y nada mas,…como el cuento de la cenicienta por ejemplo. Gentes así prefieren relatos de sucesos mas o menos triviales, recientes y ,…distorsionados ;pero que ellos conocieron, en lugar de datos perfectamente documentados, aunque acaecidos hace siglos; porque afectan a personajes de los que jamás han tenido noticia. Para personas asíla Historiacomienza cuando comienzan sus recuerdos o en todo caso los que oyeron a sus padres y abuelos; es decir ya bien avanzado el siglo XIX, tirando bastante para atrás. Sin embargo cualquier historiador aprecia más lo antiguo. Documentos del siglo XIX, son relativamente fáciles de hallar en muchas casas particulares (las viejas “hijuelas” por ejemplo); pero si nos remontamos al siglo XVI, el asunto es diferente y un documento dela EdadMediao de la época del Imperio Romano es un verdadero tesoro. Los historiadores se ocupan del estudio de todas las épocas pasadas; pero son conscientes de que cuanto mas retrocedemos en el tiempo, mayor es la probabilidad de que se pierdan las noticias y por ello los documentos en líneas generales incrementan su valor histórico de modo directamente proporcional a su antigüedad. La actitud de los historiadores e investigadores serios; sin embargo no siempre coincide con las del ciudadano medio.

Cuando en el año 1978, Antonio Díaz Carro publicó un libro sobrela Historiade Bembibre tuvo el acierto de señalar con muy buen criterio que había que distinguir entre la leyenda y la realidad porque decía que alguna vez le habían preguntado si sabía “donde estaba enterrado el Señor de Bembibre”; pregunta esta que junto con otras creencias que como tales describe Díaz Carro, muestran el grado de despiste del personal en torno a la historia real.

Otro ejemplo mas que ilustra muy bien como alargadas sombras se ciernen aún en torno al conocimiento histórico acaeció en los primeros años de este siglo XXI, en un pueblo cercano a Bembibre; pueblo que no citaré para no herir sensibilidades (aclaro que no se trata de Castropodame,….por si acaso). Resulta que un conocido historiador (investigador serio) recopiló una extensa serie de datos muy importantes, y muy detallados (fechas y nombres concretos), sobre el paso de ese pueblo y los plasmó en un libro. Es un trabajo excelente y que también contiene algunos datos digamos “sabrosos” porque habla de alguna trifulca o situación curiosa acaecida en el marco de la historia analizada. Pero claro los personajes que desfilan por el libro vivieron hace tantos siglos, que a los actuales vecinos del pueblo les llaman menos la atención que el ladrido de un perro. En consecuencia el excelente trabajo de investigación no fue valorado en su justa medida.

Situaciones similares se deben repetir por doquier. Es cierto que por fortuna son cada vez más las personas (entre estas muchos alcaldes y concejales) que saben valorar esos “viejos papeles llenos de polvo que ahora no valen para nada”; pero aun así es mucho lo que queda por andar.

Lo ideal sería que el personal corriente supiese tanto de Felipe II, Almanzor o Julio César, como se sabe de los futbolistas famosos o de otros personajes que día si y otro también aparecen en las pantallas de televisión en los programas llamados “del corazón” (yo diría que del cotilleo) y cuyo único mérito es airear en público determinados aspectos de su vida privada que por lo visto interesan a mucha gente. Este ideal no se cuando se alcanzará ni siquiera si se alcanzará algún día; aunque es cierto que la cantidad de información que hoy recibimos es muy superior a la que recibieron nuestros padres y abuelos y esto invita al optimismo.

Puede que un buen libro de investigación histórica sea ignorado en nuestros días y muy apreciado dentro de 25,50 ó 100 años;…..pero claro al que escribe el reconocimiento sólo puede llegarle en la vida presente.

FIJA DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
RANDOM DESKTOP
la encuesta

¿Qué cree que es lo peor que le está pasando al Hospital del Bierzo?

Cargando ... Cargando ...
EMPLEO
ofertas empleo ponferrada
WHATSAPP
Canal Whatsapp El Bierzo Digital
PROGRAMACION TV
Programación TV
MUJER 4.0
Premios Mujer Bierzo
ROBA PAGINAS MONEY
ADSENSE
ADSENSE CUADRADO NOTICIA
© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.