ESPECIAL EDUCACIÓN

Mañueco promete apoyo institucional a la industria alimentaria con un nuevo plan autonómico

El presidente de la Junta de Castilla y León destacó su “orgullo” por una industria que “está siempre entre las más potentes de España, en el pódium”
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, participa en el acto de inauguración del Congreso de la Industria Alimentaria de Castilla y León
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, participa en el acto de inauguración del Congreso de la Industria Alimentaria de Castilla y León. / R. Ordóñez

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, prometió este jueves “todo el apoyo institucional” a la industria alimentaria mediante un nuevo plan autonómico que se presentará “pronto”. Este plan servirá para reforzar el carácter “estratégico” de un sector “líder” que “crea empleo y fija población”.

Durante la inauguración del III Congreso de la Industria Alimentaria de Castilla y León, organizado por Vitartis en el Fórum Evolución de Burgos, Mañueco celebró los 15 años de este clúster del sector agroalimentario de la Comunidad. El presidente felicitó a Vitartis y destacó su “orgullo” por una industria que “está siempre entre las más potentes de España, en el pódium”, haciendo de Castilla y León una “líder” con su apuesta por proveedores locales, generando “más de 47.000 empleos” en el territorio.

Mañueco subrayó la dificultad de deslocalizar esta industria y elogió su “compromiso especial con todo el territorio”. También resaltó el crecimiento de las exportaciones del sector, que superan la media nacional en ocho puntos, alcanzando los 3.369 millones de euros. Por este “empuje y capacidad para seguir creciendo”, el presidente comprometió el apoyo de la Junta: “Os vamos a ayudar”. Se refirió al lema del congreso, Crecer haciendo crecer, reafirmando el compromiso de apoyar el crecimiento del sector.

El presidente recordó las ayudas convocadas el pasado año para el sector, que sumaron 83 millones de euros, y mencionó la convocatoria de este año, de 70 millones, con un plazo de solicitud abierto hasta septiembre. Mañueco también aseguró que se intensificará la colaboración entre la Junta e industria alimentaria para “abordar el reto demográfico y atraer y retener talento en las empresas”, con el objetivo de fomentar la innovación y “mejorar la calidad de vida en el medio rural”.

Mañueco destacó la tecnología como una punta de lanza del sector, impulsada por la Junta con “las tecnologías más avanzadas” y marcas como Tierra de Sabor, que agrupa figuras de calidad como la IGP Queso de Burgos, actualmente en trámite. Estas iniciativas permiten al sector “seguir creciendo desde la profesionalidad, el coraje, la pasión, el compromiso con el territorio y el talento”.

Finalmente, Mañueco solicitó al Gobierno que apoye al sector mediante un nuevo PERTE agroalimentario que “sea capaz, ahora sí, de llegar a todas las empresas y a toda la realidad productiva de nuestra agroalimentación”.