Mañueco y Ribera coinciden en que la producción de energía eléctrica redunde en beneficio de la comunidad local

Ambas dirigentes se comprometen a celebrar desde hoy “varias reuniones de trabajo” en materia de despoblación, agua y energía
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, mantiene un encuentro con la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, mantiene un encuentro con la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. / Juan Lázaro

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, coincidieron este jueves en que la producción de energía eléctrica redunde en beneficio de la comunidad local y reduzca su gastos corrientes, una petición que partió del jefe del Ejecutivo autonómico, dado que Castilla y León exporta el 55 por ciento de la energía que produce.

En un encuentro mantenido entre ambos en la sede del Ministerio, en Madrid, Mañueco solicitó a Ribera que esa producción de energía “beneficie al territorio que la genera”, a lo que la ministra aludió que “debe hacerlo, preservando las condiciones y la naturaleza local” y “favoreciendo el autoconsumo y la creación de comunidades energéticas”.

“Hemos sido tradicionalmente líderes en producción energética y ahora lo somos en renovable”, apuntó Mañueco, quien reclamó también una inversión mayor de Red Eléctrica Española y el cambio de la normativa para “favorecer” el autoconsumo y el “consumo de proximidad” para permitir el “asentamiento de la población allí donde se produce esa electricidad”.

Mañueco trasladó que la Junta “trabaja con la convicción de que la energía no puede pasar de largo por nuestra tierra y tiene que ser una oportunidad para generar empleo y riqueza en el territorio”. Y puso como ejemplo dos casos, el de Numantia Saf, que invertirá 780 millones de euros para crear la primera planta de combustible renovable para la aviación en Soria; y el de Villadangos del Páramo (León), cuyo propósito es que sea “el primer polígono industrial verde de España y Europa”. “Nuestra apuesta es por instalar aquellas empresas que se dedican a la fabricación de componentes de renovables y que la energía que se produce sirva para el consumo y autoconsumo de proximidad”, incidió.

Al respecto Teresa Ribera coincidió “en la necesidad de utilizar la transformación tan importante que vive el sistema energético, como vector de oportunidades en el territorio; y acercar la reducción de facturas eléctricas en hogares allí donde se produce la electricidad”. “Ha cambiado mucho el mapa, ya no se genera en los puertos o en zonas carboníferas”, sostuvo la vicepresidenta.

La vicepresidenta destacó que una de las peticiones de Mañueco es dedicar parte de esos recursos sobrantes en las zonas productoras a las demandas industriales que “cuentan con madurez y atractivo” y facilitar “la evacuación para beneficiar a las comunidades locales”.

En todo caso, alertó de que la inversión en redes durante estos años requiere “conciliar los tiempos y asumir los plazos que requieren”, pero “ofreciendo visibilidad de forma transparente a los inversores, desde el lado del consumo y el uso de abastecimiento de las familias; y desde el lado de la generación, donde se plantean proyectos en este momento”.

A su juicio, la transformación del sistema energético es “capital aprovecharlo en términos de generación de empleo, modernización del tejido productivo y nuevas actividades industriales”. Recordó que el trabajo se inició, en Castilla y León, por aquellos territorios y comarcas que vivían del carbón y continuó con el “acompañamiento” a la zona de la central de Garoña (Burgos) para mantener el empleo y generar oportunidades tras el cierre de la central nuclear, “donde queda mucho trabajo por hacer”. Y anunció que en breve saldrá el nodo de La Robla (León).

La vicepresidenta aplaudió también la aprobación hoy por parte de la Comisión Europea de la reforma del mercado eléctrico, “hila bien con el mensaje trasladado por el presidente y por mi”, dijo. “La realidad energética no tiene nada que ver con hace cinco años. España está bien posicionada y debemos buscar un sistema cada más electrificado, eficiente, aprovechando las renovables, rendimientos positivos para las personas y la industria”, comentó Ribera, quien consideró que “no es solo un asunto que tenga que ver con inversiones en infraestructuras, sino para el marco regulatorio, que requiere una actualización para favorecer el equilibrio entre los retornos para el inversor y un buen precio para los consumidores”.

Política del agua

El agua fue la tercera de las patas del encuentro, junto con la despoblación y la energía. En este punto, Mañueco insistió a la vicepresidenta sobre una gestión integral y compartida del agua y apostó por “reforzar las infraestructuras hidráulicas”. Al respecto, exigió una mayor capacidad de regulación en la cuenca del Duero e impulsar algunas obras “con varios lustros de retraso”, como son, entre otros, según mencionó, las presas de Castrovido (Burgos), Río Mayor (Soria) y Ciguiñuela (Segovia), así como el recrecimiento de Santa Teresa, en Salamanca, y la central hidroeléctrica de Irueña, que “será una realidad”, según anunció públicamente Ribera.

También demandó el “impulso” del regadío en Las Cuezas, Canal de San José, de Pisuerga, Campillo de Buitrago, el sector IV del Porma, Villamoronta, Carrión, Saldaña, etc, pendientes por tramitaciones ambientales del Ministerio.

Mañueco recordó también que la Junta realiza “un esfuerzo importante” en la depuración de aguas de pequeños y medianos municipios y solicitó a la ministra un “impulso” a aquellos compromisos que asumió el Gobierno de España hace varios años, con una decena de obras que el Estado consideró de “interés general”. “La voluntad de la vicepresidenta es impulsarlo cuanto antes”, dijo. Se trata de las estaciones depuradoras de Aldeamayor de San Martín, Ayllón, Fermoselle, San Cristóbal de Entrevías, Villanueva de Duero, Villanueva de Yeltes, Astudillo, Quintanar de la Sierra, Morales del Vino, Monfarracinos, Villaralbo, Palacios de la Sierra, Castrovido, Hacinas, Castrillo de la Reina, Vilvestre de Pinar, Canicosa de la Sierra y el Espacio Natural de los Arribes del Duero.

Por su parte, Ribera consideró que el agua “es determinante y concita una de las grandes oportunidades del país” y añadió que el debate está sobre la mesa “en torno a calidad y cantidad, infraestructuras, eficiencia en el consumo de agua y los usos agrarios u otros tipos en sectores productivos”. Durante el encuentro se repasaron algunas de estas actuaciones en ejecución, pero ambas administraciones se emplazaron “a seguir hablando” en el marco de una planificación iniciada el año pasado y de otra de carácter eléctrico a través de la generación hidráulica.

Tanto Mañueco como Ribera conciliaron la posibilidad de “verse de forma recurrente, con una lista detallada y de deberes para trabajar conjuntamente”; y se comprometieron a celebrar, desde hoy, “varias reuniones de trabajo” en estas tres materias: despoblación, agua y energía.

Un comentario en “Mañueco y Ribera coinciden en que la producción de energía eléctrica redunde en beneficio de la comunidad local

  1. la comunidad local es la gente que vive aqui sra Ribera que usted es muy generosa con las compañias electricas,
    y muy escasa co n la gente, local…

Los comentarios están cerrados.