Marlaska avanza que la investigación sobre las cartas está “muy desarrollada”: “Podemos estar muy satisfechos”

El ministro del Interior reconoce que todos los envíos tenían el mismo “modus operandi’ pero pide esperar a que culminen las actuaciones
Fernando Grande-Marlaska
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. / M. Chacón

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró hoy que la investigación en torno al envío de cartas con material incendiario, por la que se detuvo a un jubilado de 74 años en Miranda de Ebro (Burgos), está “muy desarrollada”, si bien aseguró que habrá que esperar para conocer todos los detalles a que culminen las actuaciones. “Podemos estar muy satisfechos”, dijo. Grande-Marlaska, que asistió este miércoles en Vitoria a la toma de posesión del general de brigada José Antonio Mingorance como nuevo jefe de la zona de la Guardia Civil en el País Vasco, aseguró que todos los envíos de cartas desde Valladolid siguieron el mismo “modus operandi”, pero recalcó que no se puede anticipar nada todavía.

En ese sentido, el ministro del Interior remarcó que no se puede llegar a la “meta antes de tiempo” e indicó que este miércoles tras detenerle en Miranda, se llevó a cabo el registro en su domicilio y también las diligencias fijadas por el Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, dirigido por José Luis Calama, que le tomará declaración en las próximas horas. “Dejemos que el trabajo continúe”, reiteró el titular de Interior, que expresó su satisfacción por tener Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado “absolutamente profesionales” y con una “eficacia manifiesta”. Además, consideró que el resultado de la actuación de la Policía Nacional es un “éxito” que pone de manifiesto su “profesionalidad” y “dedicación realmente encomiable”.

Por tanto, Fernando Grande-Marlaska insistió en que en este momento hay que dejar trabajar para que concluya la investigación judicial, porque remarcó en este momento hay que protegerla de forma razonable para que termine de una forma “satisfactoria”. Desde un inicio, apuntó el ministro, se tienen en cuenta todas las posibilidades, pero las intervenciones se dirigen hacia donde apuntan todas los elementos de prueba.

Este miércoles, agentes de la Policía Nacional detuvieron en Miranda a un jubilado de 74 años como sospechoso del envío de varias cartas incendiarias a la Embajada de Ucrania, políticos, instituciones y empresas que se habían significado en su apoyo a Ucrania desde el comienzo de la guerra con Rusia. El hombre, según la Fiscalía de la Audiencia Nacional, es el principal sospechoso del envío de cartas desde Valladolid con material explosivo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; a la ministra de Defensa, Margarita Robles, y a la legación diplomática, entre otros.

El primero de los envíos se produjo el 24 de noviembre e iba dirigido al presidente del Gobierno. El paquete fue detectado y neutralizado por los servicios de seguridad de La Moncloa. Todos los paquetes enviados eran iguales y contenían un mecanismo básico a base de pólvora, material pirotécnico y metralla a base de tornillería.