Num: 7333 | Lunes 5 de diciembre de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Martín Martínez: 'Para el bicentenario todos nos hemos arrugado un poco'


Arsenio García/EBD

PREGUNTA EL BIERZO DIGITAL: ¿Qué habrá de suponer, a tu juicio y como Cronista oficial, para Astorga la celebración del bicentenario del sitio de 1812 y su primer Ayuntamiento Constitucional?

RESPUESTA MARTÍN MARTÍNEZ: Esta celebración que realizamos, por partida doble es la constatación de dos acontecimientos que marcaron, doblemente, la historia de nuestra ciudad. Correlativa fue, también, la marca que dejaron en la historia de España, aunque la liberación de Astorga en el contexto general quede difuminada. Sin embargo, en estos últimos años unos cuantos historiadores estáis poniendo las cosas en su sitio, y dando el valor que se merece el alcance que aquel hecho de armas tuvo.

En cuanto la formación del primer Ayuntamiento Constitucional, nos pone de manifiesto con su prontitud en cumplir las órdenes dimanadas de las Cortes de Cádiz, el espíritu liberal y aperturista que reinaba en el estamento civil astorgano. Fue un aldabonazo a la conciencia de libertad para el ser humano con la eliminación de tantas trabas, grilletes y “caenas” que tenían atosigados a los españoles.

P. EBD: Con la perspectiva de los ciento dos años transcurridos cuando se celebró en Astorga el primer centenario de los Sitios, ¿cuál es tu valoración y juicio del alcance que esta conmemoración debería suponer para nuestra ciudad?

R. MM: Con la distancia de esos 110 años, creo que son dos acontecimientos impregnados de la misma filosofía, vistos con dos lentes distintas. Entonces se conmemoraba más la derrota junto a la valentía y el patriotismo de los astorganos. (Los españoles somos muy dados a celebras las derrotas… 2 de mayo, Villalar, etc.). Ahora, se ha intentado celebrar la liberación de la ciudad –una victoria- de la ocupación francesa; y en paralelo, algo tan positivo como fue la constitución de un Consistorio libre de todas las rémoras medievales.

La situación actual, con la fuerte crisis económica, es similar a la del primer centenario. Creo sinceramente que era mucho peor la de entonces, años en los que tenía el Ayuntamiento que vender la muralla a tramos para poder pagar los emolumentos de los pocos empleados municipales; mas en aquella ocasión hubo, si se puede decir, más unanimidad y todos los estamentos, todos, actuaron al unísono; y no hay que relatar los resultados, que a la vista están.

Para el bicentenario, todos nos hemos arrugado un poco; unos más, otros menos. Por ello, poco perdurable vamos a dejar. Es de esperar que dentro de un siglo, los que programen los actos conmemorativos del III centenario (si es que para entonces se realizan estas celebraciones) tomen ejemplo de los del primero y no de nosotros. Sin duda hemos tenido cosas brillantes pero poco perdurables en el tiempo y que pasarán al futuro con poco más de cuatro líneas en la prensa. Astorga se merecía más, pero los tiempos marcan la pauta.

El monasterio de Santa Clara en la Guerra de la Independencia

P. EBD:¿Cuál va a ser tu participación en el Congreso Internacional de Astorga sobre la Guerra de la Independencia? ¿Podrías adelantarnos, en pocas palabras, cual va a ser el tema de tu exposición?

R. MM: Aparte de la ayuda anímica y espiritual, que bien sabéis los organizadores tenéis al incluirme en el comité, tendré la presentación de una comunicación y estaré dispuesto a colaborar en aquellas fechas todo lo preciso.

La comunicación, para la que he pergeñado unas cuartillas, lleva por título “El monasterio de Santa Clara de Astorga, víctima de la Guerra de la Independencia”.

Sobre documentos del propio monasterio, presento los avatares sufridos, antes, en y después de la guerra. La huida desordenada y despavorida de las monjitas, en el invierno de 1808, al saber que Napoleón y sus tropas se acercaban a la ciudad, deambulando por los montes para no regresar hasta mediados de enero. El 2 de abril de 1810, cuando los franceses sitiaban la ciudad, Santocildes, a viva fuerza obligó a las monjas a recogerse intramuros a la vez que pegó fuego al monasterio; así eliminaba el peligro de que los franceses se guarecieran en el mismo. Estos acontecimientos y el problema de reconstrucción de la casa convento por falta de dineros son el motivo de mi comunicación.

P. EBD: Tras tu participación en ya muchos congresos científicos, ¿cuáles son, en tu opinión, las aportaciones que para el conocimiento histórico, y para la ciudad que acoge un evento de este tipo, puede suponer un Congreso Internacional?

R. MM: Creo que los dos codirectores habéis hecho una ímproba labor para concitar la concurrencia de los ponentes españoles y extranjeros más caracterizados y reconocidos internacionalmente en esta materia.

La publicación de las actas del congreso pondrá de manifiesto la importancia de aquellos hechos que ahora conmemoramos. Y a la vez pondrán a nuestra ciudad en el lugar que le corresponde dentro del marco de aquella cruenta guerra. Porque es curioso que en París, en Francia, suene más Astorga que en España. Si Napoleón la destacó en el Arco de Triunfo y después nominaron una calle con el nombre de Astorga, por algo sería.

P. EBD: De todos los actos programados durante el bicentenario, ¿cuál te gustaría destacar?

R. MM: Los cuatro fundamentales. Dos ya celebrados y dos restantes. A pesar de las adversidades climatológicas, la recreación napoleónica nadie puede ponerle un pero. Fue emotivo el acto del 19 de agosto, conmemorando la rendición de los franceses aquel día de 1812. Será digno de figurar en los anales de la ciudad la conmemoración del Ayuntamiento Constitucional; y del Congreso está todo dicho.

P. EBD:¿Algo más que añadir?

R. MM: Sí; las circunstancias han sido adversas, muy adversas, y algunos las han agravado, pero creo que los astorganos hemos sido poco valientes; los de hace 100 años fueron más “echaos p´alante”. Me hubiera gustado un hito conmemorativo; una medalla conmemorativa, que es preciosa en su concepción, pero con más enjundía; sabes lo que quiero decir; y otros actos que hubieron de quedar en el limbo. Sin embargo, no hay que olvidar que hubo asociaciones y grupos astorganos que pusieron toda su alma en participar y lo hicieron con gallardía.

Muchas gracias por tu tiempo.

Fotos: M.M.

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.