ESPECIAL EDUCACIÓN

Casi medio millar de emprendedoras echó el cierre de su negocio en Castilla y León en 2022

Uno de cada tres autónomos de la Comunidad es mujer, aunque en el caso de los extranjeros, ellas representan el 40,7% del colectivo
Mujer trabajando con su ordenador. / Pixabay
Mujer trabajando con su ordenador. / Pixabay

Castilla y León cerró 2022 con 63.172 trabajadoras por cuenta propia, lo que supone que la Comunidad vio como cerraban sus negocios 484 autónomas respecto a 2021, con un descenso porcentual del 0,8 por ciento, frente a un crecimiento en España del 0,6 por ciento, hasta 1,21 millones. Los trabajadores varones por cuenta propia, 124.222, cayeron un 0,9 por ciento, con 2.322 efectivos menos, según un informe de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Cabe destacar que siete comunidades autónomas no lograron sumar emprendedoras el pasado año, La Rioja, con una pérdida del 1,8 por ciento de sus mujeres autónomas, Galicia que sufrió el cierre del 1,4 por ciento; Castilla y León con un 0,8 por ciento menos; Asturias y Aragón, ambas con un descenso del 0,6 por ciento de sus autónomas, Navarra, del 0,5 por ciento y Extremadura, con una pérdida del 0,3 por ciento de sus cotizantes al RETA.

El resto de comunidades sí sumaron autónomas en el conjunto de 2022, siendo ambos archipiélagos los que más aumento registraron en Canarias, el número de mujeres autónomas aumentó un 3,5 por ciento y en las Islas Baleares lo hizo en un 2,5 por ciento. “2022 ha sido nuevamente un año muy complicado para el colectivo autónomo. A las consecuencias de la pandemia, se han unido las provocadas por la guerra en Ucrania, lo que ha supuesto un encarecimiento de todos nuestros costes, especialmente los relacionados con la electricidad y los carburantes”, apuntó Candelaria Carrera, responsable del área de Mujer de ATA.

El estudio constata que Castilla y León perdió 101 autónomas durante la última década, con una bajada del 0,2 por ciento, frente a un aumento en España del 16,3 por ciento. Con todo la evolución del número de trabajadores autónomas de la Comunidad, fue mucho mejor que el de los varones, que perdieron 14.100 efectivos en la década, con una caída relativa del 10,2 por ciento.

Como cada año, ATA pone de relieve que uno de cada tres autónomos de la Comunidad es mujer, 63.172 de los 187.394 trabajadores por cuenta propia de la Comunidad, el 33,7 por ciento exactamente, un porcentaje inferior a la media para el conjunto de las autonomías del 36,5 por ciento (1,21 millones de féminas de un total de 3,32 millones de autónomos).

Asturias y Galicia son las comunidades donde el empleo autónomo femenino tiene mayor peso y supera la barrera del 40 por ciento del total, concretamente, el 41,4 por ciento del colectivo de personas trabajadoras por cuenta propia en Asturias, y el 40,9 por ciento en Galicia. Por encima de la media nacional, se encuentran también Cantabria (38,4 por ciento de autónomas), País Vasco (38,5 por ciento), Canarias (37,1 por ciento) y la Comunidad Valenciana (36,9 por ciento). En el otro extremo, Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma donde menor peso tienen las mujeres autónomas, 32,2 por ciento.

Extranjeros

El documento también analiza el colectivo de autónomos extranjeros y precisa que en la Comunidad están dados de alta en el RETA, 9.075 en la Comunidad, de los que 3.689 son mujeres, lo que supone el 40,7 por ciento del total, por encima del 36,6 por ciento del colectivo en España.

Por comunidades autónomas, Extremadura es la autonomías que cuenta con mayor peso de las autónomas extranjeras sobre el total de trabajadores por cuenta propia, el 45,1 por ciento del total, seguida de Galicia (42,6 por ciento), Canarias (41,2 por ciento), Andalucía (40,8 por ciento) y Castilla y León. En el extremo opuesto, se sitúan Navarra y País Vasco, donde el peso de las emprendedoras foráneas, sobre el total de personas extranjeras de sus respectivas regiones, es menor: el 27,5 por ciento, en el caso de Navarra, y el 31,1 por ciento, en el del País Vasco.