ESPECIAL EDUCACIÓN

Merayo afronta el final de su mandato con críticas a sus propios concejales

"Tuvimos un concejal que iba a ir de líder de Ciudadanos, se arrepintió y va con el PP", indica, mientras que culpa de la irresolución del contrato del TUP a "quien quería que esas cosas se hicieran al margen o a escondidas de la alcaldesa"
La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, en la inauguración del ‘Salibrín’ este martes. / QUINITO

Todo comenzó con una pregunta de los medios de comunicación sobre el futuro político de Rosa Luna tras la inauguración del XX Salón del Libro infantil. Una cosa llevó a la otra y la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, acabó arremetiendo contra dos de sus concejales, eso sí, sin citar nombres que sin embargo quedaron claros. Así, sobre el rumor de que la ex portavoz de Ciudadanos pueda integrarse en la lista popular a la alcaldía de Ponferrada, Fernández Merayo respondía que “cada uno es muy libre de hacer lo que considere adecuado” y que “en lo personal le deseo lo mejor, le tengo mucho afecto, y que su vida personal y profesional vaya lo mejor posible”.

Dicho esto, y tras reiterar que no se va “a presentar” -algunas fuentes hablaban de que podría crear un partido propio-  y que está centrada en “la gestión”, la alcaldesa se refería por iniciativa propia a  los “vasos comunicantes” que “parece que hay entre Cs y el PP”. “Tuvimos un concejal que iba a ir de líder de Ciudadanos, se arrepintió y va con el PP… Estaba acostumbrada a un poco más de seriedad, a hacer las cosas de otra forma. Quizá estos sean los nuevos tiempos de la política”, palabras que, todo parece indicar, están dedicadas a Roberto Mendo, a quien la formación naranja habría intentado fichar según el Diario de Valladolid, y cuya inclusión en la lista del PP, en el ‘núcleo duro’ de la candidatura de Marco Morala, ya se ha hecho pública.

Ricardo Miranda es, a todas luces, otro de los destinatarios de los dardos de la alcaldesa:  “Una de las cosas que más pena me da es que una de las mayores críticas a mi mandato, y justificada, ha sido el contrato del transporte, que no se ha podido solucionar. Claro, parece ser que alguien quería que esas cosas se hicieran al margen o a escondidas de la alcaldesa”, manifestaba Merayo en clara referencia a conversaciones del caso Enredadera en las que Manuel Manovel, mano derecha de José Luis Ulibarri -cuya empresa presta el servicio del TUP en UTE con otra-, negociaba con Miranda en lugar de con la alcaldesa el nuevo pliego del servicio.

La oposición tampoco se ha librado de las críticas de la regidora. “Y luego también ese contrato de basuras que me hubiera gustado hacer porque los vecinos se merecen tener la ciudad más limpia. Pregunto a los ciudadanos, ¿qué preferiríais: más obras, que dejo 33 iniciadas, o tener una ciudad más limpia con los jardines más arreglados y una recogida de más días? Creo que apostarían por la segunda opción”, manifestó sobre las obras que se están realizando con cargo a remanentes impuestas por la oposición.

En los últimos cuatro años de gobierno del PP en el Consistorio berciano han sido varias las ocasiones en que se ha hablado de una brecha interna. La primera crisis se produjo a mitad del mandato con la dimisión del edil Tulio García, quien compareció acompañado por los concejales de Educación y Cultura, María Antonia Gancedo; Seguridad y Movilidad, Ricardo Miranda, y Deportes y Medio Ambiente, Roberto Mendo. La regidora de la ciudad, no habría podido acudir por motivos personales, según el propio García.

Las aguas, calmadas, se volvieron a revolver cuando dejó su cargo la hasta entonces mano derecha de Merayo, teniente alcalde y concejala de Personal y Hacienda, Amparo Vidal. Según la propia Vidal, fue una decisión personal y otras políticas que “se tomaron y otras que no se tomaron”, en alusión a la falta de acuerdo para sacar adelante unos presupuestos municipales y a la ausencia de toma de decisiones para resolver el conflicto del contrato de la basura. Tampoco ayudó que tras su despedida, los dos ediles siguientes en la lista renunciaran a tomar posesión.