Nicanor García ha sido el encargado de abrir las fiestas del Cristo de Bembibre este año con un pregón nostálgico, que evocaba los años mozos del periodista. La fiesta en la que dio su primer beso y los arrumacos que traerían las siguientes. Y es que El Cristo, debe ser para los bercianos, “unos días imborrables para la memoria”, ya que él se considera un “figurante afortunado de la historia contemporánea de esta amada villa de Bembibre. Cronista para mis adentros de lo que vi, de lo que me contaron y de lo que me imaginé”, leyó en su discurso.

Cada día es único en la vida y es por ello que los bembibrenses tendrán que convertirlos en “inolvidables”. “Las palabras siempre tienen el sentido que en cada momento se necesita que tengan. Sólo queda lo vivido, el necesario reconocimiento de que rememorar es pasar la vida por la memoria del corazón”, subrayó.

García recordó que la capital del Bierzo Alto ha sido una “villa sin fronteras, generosa, acogedora, hospitalaria, trabajadora, abierta, valiente, cercana, crisol de culturas y hecha a las utopías todas. Aquel Bembibre que vivía sus fiestas del Cristo con la alborozada alegría de quien le aguarda un porvenir sin más preocupación que la de ser feliz”. Y eso exactamente es lo que le desea a sus vecinos. “Ojalá que sean muchas las alegrías que os proporcionen estas fiestas de 2017. Os pido que sean la excusa perfecta para buscarse y encontrarse los unos con los otros. Que la magia de las palabras hable y diga que estáis orgullosos de ser y sentiros hijos y hermanos de este lugar, de esta tierra que os alberga, os cuida y os alimenta”.

No quiso terminar su discurso sin agradecer al alcalde de la villa, Manuel Otero, a la concejala de Fiestas, Laura Álvarez, y al Patronato de Fiestas que le concedieran el honor de ser pregonero. Como broche, dos frases: “¡Vivan las fiestas del Cristo!” y “¡Viva Bembibre!”

Nicanor García abre las fiestas del Cristo 2017 con un pregón nostálgico

Nicanor García abre las fiestas del Cristo 2017 con un pregón nostálgico