El Gobierno venezolano ha aprobado la constitución de una empresa mixta con José Ramón Blanco Balín, imputado en la trama Gürtel como presunto blanqueador del dinero de Correa, para explotar un yacimiento petrolífero.  Hace menos de un mes, Nicolás Maduro accedió a la petición hecha por el empresario berciano y la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) para constituir una sociedad mixta que explote una parte del yacimiento petrolífero conocido como Franja Petrolífera del Orinoco. Así consta en una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de 10 de julio de este año, según publican diversos medios de comunicación nacionales. En ella, el Máximo Tribunal declara “procedente la autorización y aprobación” de la empresa Petrosur, participada por una filial de PDVSA y una sociedad que responde al nombre de Stichting Administratiekantoor Inversiones Petroleras Iberoamericanas, cuyo representante es José Ramón Blanco Balín.

El empresario, nacido en Bembibre  en 1953, hijo de empresario minero y ex alumno de los Jesuitas, se licenció en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, para posteriormente ejercer como inspector de Finanzas del Estado y auditor de cuentas. Desde 1991, está en excedencia para dedicarse a la actividad privada como asesor financiero y tributario. En 1996, se incorporó a Repsol como consejero y presidente del Comité de Auditoría del Consejo de Administración, y desde entonces ha ocupado varios cargos como consejero y miembro del Comité Ejecutivo de Gas Natural y Enagás. En 2000, fue nombrado videpresidente de Repsol siendo Alberto Cortina presidente. Después accedió al cargo de consejero delegado en 2002. Además ha sido consejero de otras empresas: Barclays Bank, Ercros, NH Hoteles, Coto Minero Cantábrico o Rústicas MBS.