No hay paz para el Banco Ceiss

 

El bajo precio del dinero y, por consiguiente, la escasa rentabilidad del negocio típico de las entidades financieras, una elevada morosidad, la economía que no acaba de despegar, junto con la compleja digestión de la absorción de las antiguas  cajas de ahorro España y Duero, la obligación de salir a Bolsa en los próximos meses y la próxima dimisión de su presidente, el carismático Braulio Medel, ha llevado al Banco Unicaja a anunciar un nuevo proceso de reestructuración del Banco Ceiis (resultante de la fusión de Caja España y Caja Duero).

Para este  martes, la empresa ha convocado a los sindicatos para comunicar los términos del  nuevo ajuste, que comenzará por completar el Ere del 2013, cuyo objetivo era fijar la plantilla en tres mil empleados; es decir, ya de partida, sobran casi trescientos trabajadores de Caja España-Duero. Se espera que el nuevo recorte afecte a cuatrocientos empleados.

Pero como ahora se trata de reducir costes, cueste lo que cueste, para elevar la baja rentabilidad derivada de los bajísimos tipos de interés, Unicaja va a exigir, además,  a los empleados de España y Duero una reducción de su masa salarial en otro 30%, algo que sólo se puede conseguir mediante nuevos despidos (prejubilaciones, bajas incentivadas y rescisiones de contratos), cierre de oficinas, movilidad geográfica, recortes salariales y extinciones de los últimos privilegios que aún puedan quedar en las nóminas, toda vez que ya desde el 2010 se eliminó la antigüedad, las retribuciones variables, las ayudas por maternidad o por hijos en edad escolar, la cesta de Navidad y alguna más. Nunca en sus más de cien años de historia los empleados de la antigua  Caja España han cobrado menos que hoy en día por un trabajo que ha ido en aumento y ha crecido en complejidad.

Como antesala a esta nueva vuelta de tuerca, Unicaja ya ha llevado a cabo la integración informática de las antiguas España y Duero al sistema de la  caja andaluza, que, en muchos casos, es peor que el anterior. Como consecuencia de esta integración informática, los servicios centrales de León y Salamanca ya no tienen mucha razón de ser. Ahora, los ordenadores centrales se controlan desde Málaga y Ronda, de ahí el desmantelamiento del edificio de Servicios Centrales de Caja España ubicado en las afueras de León  y el anuncio de su venta. Lo mismo sucede con los edificios centrales de las cajas en Soria y en Madrid. Hay que soltar lastre de inmuebles que han dejado de ser productivos y con ellos, sus ocupantes.

Unicaja obtuvo el pasado año un beneficio neto de 118 millones de euros, mientras que las antiguas cajas España y Duero registraron unas pérdidas netas cercanas a los 20 millones. Así, que los paganos de la ya inminente reestructuración van a ser de nuevo los empleados de España y Duero; los de Unicaja no van a entrar en esta rueda infernal, por ahora. Aunque les llegará su turno.

Sin embargo, sobre Unicaja sobrevuela el riesgo de su propia continuidad. Y no se trata ya de que las antiguas cajas Duero y España hayan sido un lastre más o menos pesado –que no ha sido tanto gracias a la intervención del Estado a través del Frob- sino de su escaso tamaño. Unicaja es un banco mediano, de apenas 70.000 millones en volumen de negocio (incluidos los de fuera de balance), una cifra que no garantiza su viabilidad a corto y medio plazo debido a la situación económica nacional e internacional y al mantenimiento de los  bajos tipos de interés.

Además, la salida a Bolsa y la dimisión de su presidente, Medel, añaden más incertidumbres a Unicaja, que va a quedar a meced de la voracidad de las grandes entidades financieras y del endurecimiento de la regulación por parte del Banco Central Europeo.

Por todo ello, en este caso, ya no vale con apelar a la Junta de Castilla y León o a las autoridades leonesas para que salgan en defensa de los últimos restos del naufragio de Caja España-Duero. Los mercados, el temor  a que un nuevo gobierno derogue la reforma laboral, el Banco Central Europeo y Medel ya han dictado sentencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario en “No hay paz para el Banco Ceiss

  1. Txorizos !!! Devolved el dinero de las participaciones para clientes “preferentes”.
    Ladrones !!
    Estómagos agradecidos !!

Los comentarios están cerrados.