Num: 6755 | Jueves 6 de mayo de 2021
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Nueve años caminando

Andoni Moreta dejó todo atrás, trabajo y familia, después de que una de sus alumnas falleciera. Aquello le movió al Camino de Santiago. Pero cuando llegó a Compostela siguió caminando: Europa, Oriente, un nuevo peregrinaje a Jerusalén... Ahora vuelve a la Ruta Jacobea. De paso en Ponferrada, contó a EBD su historia

Andoni Moreta. / QUINITO

Andoni Moreta era profesor en un instituto bilbaíno de Educación Especial cuando el accidente de una alumna autista de 12 años, que cayó por la ventana quedando en coma para posteriormente morir, le movió a hacer el Camino de Santiago, dejando trabajo y familia atrás. Pero cuando llegó a Compostela siguió caminando. Primero hizo el camino de vuelta y, después, recorrió Europa para posteriormente volver al peregrinaje, en este caso a Jerusalén. Atravesó Turquía, Siria, un país por el pasó “cuando ya había gente armada” -relata-, y otros muchos lugares.  Así lleva nueve años: paso a paso, un camino tras otro, “viviendo al día”, según sus palabras. En agosto ha parado unos días en Ponferrada, pues este verano ha regresado a la Ruta Jacobea, al origen de su periplo.

Cuando inicio su aventura ‘tiró’ de unos ahorros, que se le terminaron hace tiempo. Ahora espera la jubilación por los años trabajados como profesor. En la actualidad, afirma que “sobrevive” con pequeños trabajos y con aquello que buenamente quieren darle. “Yo no sé engañar o robar, así que, simplemente, me muestro como soy. Duermo donde puedo. Y si tengo hambre y pido un poco de pan en un restaurante no es la primera vez que me dicen ‘entre y siéntese’, y me dan de comer. Hay mucha gente generosa”.

A temporadas le acompaña su perro Tao, a pesar de que cuando viaja con él no puede dormir en albergues. Tao es un cruce entre perro y lobo, se lo regalaron unos militares cerca de Foncebadón cuando era cachorro.

“Me he quedado en el camino, pero ya no puedo volver a vivir como antes;  mis hijas tienen ya 40 años y mi ex mujer, con la que me llevo bien, vive su propia vida, le dejé hasta mi casa, la que heredé de mi familia. Nadie me necesita. Tengo 63 años y solo aspiro a seguir así, a hacer lo que hago, a vivir como vivo”, explica con sinceridad. Andoni es consciente de que su forma de vida puede no ser entendida por muchos pero, en su opinión, vivir en sociedad no es mejor, sino todo lo contrario. “El sueño de la razón produce monstruos”, nos recuerda parafraseando a Goya, una razón que él cree adormecida, incluso perdida, en la sociedad actual.

QUINITO

Esta entrada tiene 3 comentario(s).

  1. Hoy nos hemos encontrado con Andoni una gran presiona. Hemos estado hablando un buen rato con el y merece la pena escucharle. Andoni mucha fuerza y muchos ánimos para acabar tu gran viaje.

  2. Soy Argentina y Peregrina Del Camino de Santiago desde Roncesvalles hasta abrazar el Santo. No tengo hijos propios ni sobrinos. Más de una vez he pensado que si en algún momento me quedo sola, me gustaría peregrinar eternamente, vivir sin ataduras y disfrutando de la vida interior en la paz de la Naturaleza.

  3. Hoy he conocido a Andoni. Hora de volver a casa.

    Dende aquí vexo un camiño
    que non sei adónde vai;
    polo mismo que n’o sei,
    quixera o poder andar.
    Istreitiño sarpentea
    antre prados e nabals,
    i anda ó feito, aquí escondido,
    relumbrando máis alá.
    Mais sempre, sempre tentándome
    co seu lindo crarear,
    que eu penso, non sei por qué,
    nas vilas que correrá,
    nos carballos que o sombrean,
    nas fontes que o regarán.
    Camiño, camiño branco,
    non sei para dónde vas;
    mais cada vez que te vexo,
    quixera poderte andar.
    Xa collas para Santiago,
    xa collas para o Portal,
    xa en San Andrés te deteñas,
    xa chegues a San Cidrán,
    xa, en fin, te perdas… ¿quén sabe
    en dónde?, ¡qué máis me dá!
    Que ojallá en ti me perdera
    pra nunc amáis me atopar…
    Mais ti vas indo, vas indo,
    sempre para donde vas,
    i eu quedo encravada en onde
    arraigo ten o meu mal.
    Nin fuxo, non, que anque fuxa
    dun lugar a outro lugar,
    de min mesma, naide, naide,
    naide me libertará.

    (Rosalía de Castro)

Los comentarios han sido cerrados.

© 2021 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.