Num: 7019 | Martes 25 de enero de 2022
El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Nuria Lugueros: “Me he hecho amiga de la maratón”

La atleta de Fuentesnuevas corrió en Valencia por primera vez los 42.195 metros y no renuncia a pelear por un billete para Tokio

Nuria Lugueros maratón Valencia
Nuria Lugueros completó en Valencia su primera maratón / Víctor Seco

Nuria Lugueros completó el pasado día 6 su primera maratón. Fue en Valencia, en una carrera en la que el keniano Evans Chebet realizó la sexta mejor marca de la historia (2 horas y 3 minutos justos), su compatriota Peres Jepchirchir también batió el récord femenino de la prueba (2.17.16) y Ayad Lamdassem logró el récord de España con un tiempo de 2.06.52.

La marca de Nuria quizá no fue tan espectacular (2.36.21), pero le sirvió para terminar en la 22ª posición y ser la quinta española en su primer intento sobre la distancia más mítica del atletismo. Suficiente para estar contenta, especialmente por las sensaciones con las que terminó, pero la de Fuentesnuevas no oculta que no se conforma.

“Terminé con muy buenas sensaciones”, explica, “llegaba con muchas incertidumbres y creo que me he hecho amiga de esta prueba. Me ha gustado, me he encontrado bien y ya tengo ganas de correr otra”. Y eso sólo cuatro días después de terminar la primera.

Lugueros cuenta que “al principio de la preparación el objetivo era estar en 2.30, pero en el último mes tuve varios problemas y tuve que bajar el pistón. No llegué al cien por cien y tuve que ir a un ritmo más lento, pero aún así estoy contenta y orgullosa de haberla terminado y de la marca conseguida”.

Completar una maratón no es cualquier cosa. A la obvia exigencia física de correr 42 kilómetros se le añade el factor psicológico de luchar contra la necesidad del cuerpo de parar. Por eso, uno de los objetivos de Nuria en Valencia era “ver cómo respondía ante esa distancia tanto de piernas como de cabeza, y me he sorprendido a mí misma porque aguanté bien a nivel muscular y mental”. Ni rastro del famoso ‘muro’ de los 30 kilómetros: “Ni me lo encontré ni tengo ganas de conocerlo”, bromea.

Eso sí, las emociones al cruzar la línea de meta no se pueden contener: “Hasta que no lo vives no te das cuenta de todo el significado que tiene una maratón. No sólo el día de la prueba, sino la preparación, las horas previas… Estaba preparando mis cosas como una niña pequeña en su primer día de colegio. El día antes fui a ver la línea de meta para tener esa imagen como motivación mientras corría, y cuando la crucé me vinieron recuerdos de todos los entrenamientos y hasta se me cayeron las lágrimas”.

Nuria Lugueros maratón Valencia
Nuria Lugueros, en la recta final de la maratón de Valencia / Víctor Seco

 

Último billete a Tokio

En una temporada marcada por la pandemia del COVID-19 y con la próxima posiblemente también condicionada, Nuria Lugueros se ha marcado como objetivo ‘reventar’ su propia marca en primavera. “Mi idea es recuperar en diciembre, correr la San Silvestre Vallecana si se puede y en enero empezar a preparar otra maratón, no sé ni cuándo ni dónde, pero queda una bala para hacer la mínima para los Juegos Olímpicos y será en primavera”.

Para ello, lo primero es rebajar su tiempo hasta los 2.29.30 exigidos por la federación y lo segundo batir a varias rivales más experimentadas. Un reto que Lugueros acepta sin dudarlo: “Hay dos plazas ya dadas (las que lograron Marta Galimany y Elena Loyo en Valencia) y queda una. No lo veo imposible, así que me voy a preparar a conciencia para utilizar esa bala y ojalá pueda estar en Tokio”.

En cualquier caso, lo que Nuria tiene claro es que, a sus 32 años, su camino está fuera de la pista: “Me voy a dedicar a la ruta. Quizá haga algún 10.000 en pista, pero centrada en mejorar mis marcas tanto en la maratón como en la media. La preparación va a ir toda enfocada a los 42 kilómetros, y si sale alguna media aprovecharé para competir y afianzar ritmos”.

Nuria Lugueros maratón Valencia
Nuria Lugueros, durante la maratón de Valencia / Víctor Seco

© 2022 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.