El plan de ordenación integral de los montes del municipio de Ponferrada, elaborado en 2007 por el catedrático de la Universidad de León (ULE) Alfonso Fernández Manso, echará a andar la próxima primavera con la puesta en marcha de las primeras “actuaciones prioritarias”, según avanzó el propio redactor del documento. Las actuaciones, aún por definir, se centrarán en la realización de desbroces y de otras acciones encaminadas a evitar que se produzcan incendios en el medio rural del municipio.

Al respecto, el concejal de Medio Ambiente de la capital berciana, Roberto Mendo, aseguró que la jornada de hoy fue la primera en la que el grupo de trabajo constituido para actualizar el documento pudo reunirse. El siguiente encuentro tendrá lugar el 24 de agosto, con el objetivo de tener lista la actualización antes de que acabe el año, adelantó Mendo, que recordó que “lo primero es actualizar el plan”.

A partir de ahí, el nuevo documento se someterá a la aprobación del pleno y de la Junta, con la que el Consistorio deberá negociar la aportación que cada administración destina a la puesta en marcha del proyecto, que cuenta con un presupuesto anual de 80.000 euros. Se trata, según Mendo, de ver las “posibilidades de reparto” para financiar un plan a diez años, con una dotación global de 800.000 euros.

Por su parte, Fernández Manso valoró como “inédito” que un Ayuntamiento lidere un proceso de ordenación forestal, al ser propietario -el propio Consistorio o sus juntas vecinales- de más de la mitad de la superficie de bosque. En esa línea, confió en que la puesta en marcha del plan sea capaz de atraer mayores inversiones a la zona. “Este plan no es la panacea, es el inicio de un camino a largo plazo, que formará parte de un proceso intergeneracional”, explicó el profesor.

En ese sentido, el catedrático lamentó que los 21 montes de la capital berciana, con una superficie global de casi 14.000 hectáreas, forman parte de “un territorio muy abandonado”, cuyos problemas tienen “soluciones muy complejas”. Al respecto, el incendio ocurrido a finales de abril en el área de la Tebaida berciana funcionó, según Fernández Manso, como “bomba de concienciación” para que la ciudadanía de la comarca entienda la “importancia forestal a nivel europeo” del municipio de Ponferrada.