La formación morada critica que, al igual que sucedió en Ponferrada, su moción no se incluyó en el orden del día del Pleno ordinario  del pasado 23 de septiembre por voluntad del alcalde, Eduardo Morán, pese a estar registrada en tiempo y forma para su debate y aprobación.

Según el concejal de Podemos, Oli Vega, ha pasado un mes desde que el alcalde renunció a incluir la moción en el orden del día comprometiéndose a tratarla “en uno de esos plenos extraordinarios que tanto le gustan y que nos cuestan a los vecinos y vecinas 825 € cada uno de ellos”. “Hemos estado esperando para ver si por una vez el alcalde cumplía su palabra, pero se ha convocado un nuevo pleno extraordinario para el próximo martes 22 de octubre y nuestra moción para declarar la emergencia climática tampoco ha sido incluida en el orden del día de dicho pleno”, explica.

El edil acusa al Partido Socialista de querer “escurrir el bulto y anteponer intereses partidistas por encima del bien común” y recuerda que los socialistas ostentan “la alcaldía tanto en Toral de los Vados -donde se ubica la cementera que pretende quemar residuos-, como en Cubillos del Sil -dónde se plantea la ubicación de la polémica Forestalia-“.

La moción recoge un paquete de medidas locales y comarcales “fundamentales para luchar contra el cambio climático desde nuestras instituciones” como son el fin de plásticos de un solo uso en las actividades municipales, convenios de colaboración con Ciuden o la implantación de vías verdes entre otras.