Polémica por el traslado de los fuegos artificiales de las Fiestas del Cristo 

Es la primera vez en la historia de las Fiestas de Bembibre que se cambia la ubicación
Imagen de archivo de unos fuegos artificiales. / EBD

Por primera vez en 165 años, el Ayuntamiento de Bembibre ha modificado la ubicación de los fuegos artificiales para las próximas Fiestas del Cristo. Según la concejala de Fiestas, Belén Martín, el problema se debe a la falta de una firma por parte de la Cofradía del Santo Ecce Homo. Aunque el suelo donde se realizan los fuegos pertenece al Ayuntamiento, La Federación del Gobierno exige la autorización de todos los propietarios cuyas fincas o inmuebles se encuentren a menos de 40 metros de la tirada.

Según la concejala, cada año se emite la misma autorización, cambiando únicamente la fecha, “nos han llegado sus excusas, que la realidad es que no querían firmar”. La razón que asume el Ayuntamiento, se debe a que el consistorio se negó a darle dinero a la entidad religiosa para los cuidados y reparación de la iglesia, “de eso se tiene que encargar el obispado, no nosotros, y creemos que no han firmado como represalia”.

Por parte de la Cofradía, aseguran que el escrito que enviaron “da a entender que el vicemayordomo es quien redacta el documento y que es el que tiene que autorizar el espectáculo y por tanto el responsable del mismo, cuando no tiene potestad ninguna para autorizar nada organizado por el Ayuntamiento de Bembibre y mucho menos un espectáculo pirotécnico”. Y aseguran que anunciaron al ayuntamiento “en reiteradas ocasiones que realizaran un escrito con membrete oficial del ayuntamiento y de la concejalía de fiestas, que son los organizadores y responsables del espectáculo, solicitando el visto bueno para la realización del mismo, el cual se hubiera firmado sin ningún tipo de problema”. Además, desde la Cofradía reiteran su compromiso de colaboración con las celebraciones del municipio “así seguiremos haciéndolo cuando se nos requiera y sea potestad nuestra el poder hacerlo”.

Como consecuencia de la falta de la autorización, y por primera vez en la historia de las fiestas del municipio, se trasladan los fuegos desde el entorno del Santo al paseo de los Carricales. Desde el consistorio esperan que el año que viene se pueda solucionar y recupere su tradicional ubicación.