La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, ha asegurado este martes que el Consistorio está preparando ya un plan especial para atajar la sequía y que irá muy ligado al plan de nueva red de regadío que se tendrá que adoptar a partir del año que viene. Las primeras labores están siendo dotar el importe de las obras más urgentes que se tendrán que acometer entre las que está la renovación de la tubería general de abastecimiento de agua que viene de San Cristóbal.

“Estamos coordinándonos con el presidente de la Confederación Hidrográfica Miño Sil, en muy buena sintonía, y mirando las obras más importantes. Hablamos de interconexiones, de una nueva tubería general de abastecimiento de agua y más dotaciones importantes pero hay que hacerlo porque es lo que toca”, declaró a los medios.

Este 2017 se ha registrado un 60% menos de precipitaciones en la comarca con respecto a la tendencia de los años anteriores y según la regidora berciana, “las previsiones meteorológicas van en este sentido (de disminución de las precipitaciones)”. Por eso, considera “imprescindible” ligar el plan contra la sequía al de regadío. “Hay que prepararse si queremos que la huerta berciana se mantenga como producto de calidad y que extendamos las zonas de cultivo”.