Del Bierzo al cielo: La ponferradina Lorena Baeza y su triunfo en la comunicación nacional

"El Bierzo es mi refugio, el lugar que me recuerda quién soy y de dónde vengo. Pero sobre todo, me da la perspectiva que necesito"
La berciana Lorena Baeza en el programa El Objetivo.

Lorena Baeza es intrépida por naturaleza. Antes de incluso terminar la carrera como periodista, consigue la primera edición del premio NIPHO de la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid. A partir de ahí, su vida profesional se convierte en una vorágine de sucesos que han llevado a esta ponferradina a ser un referente de la comunicación a nivel nacional.

Gracias al premio otorgado por su universidad, Baeza llega en 2010 a La Sexta para tres meses de prácticas. Unos meses que acabaron multiplicándose, primero en los informativos de edición de fin de semana y después en las secciones de nacional y economía de los informativos diarios. Cubre grandes momentos televisivos como las ediciones electorales del el 28A y el 10N de 2019. Siendo colaboradora del ‘Al Rojo Vivo’, Ana Pastor la ficha en 2018 en el equipo de Fact Checking de Newtral y de El Objetivo (La Sexta), programa de televisión pionero en España en hacer pruebas de verificación, en directo y en prime time.

¿Cómo te conocen en El Bierzo?

La verdad es que soy muy tímida, pero a la vez siempre fui muy expresiva. Me gustaba mucho exteriorizar y contar mis historietas, así como escuchar y observar. Disfruto escuchando como otras personas hablan, y es algo que llevo desde casa. A la hora de la comida o por las noches mis padres hablaban y siempre me gustaba quedarme calladita y escuchar, eso luego me ha influido en el trabajo, que al final consiste en escuchar de forma atenta. También soy algo terremoto y perfeccionista. Esto último es algo que he arrastrado desde la carrera y en mi forma de trabajar, esta bien querer hacer las cosas de forma correcta, pero hasta un punto. Muchas veces nos exigimos demasiado, y en mi caso, muchas veces creo que lo he llevado demasiado lejos.

¿Cuál es tu historia con el periodismo?

Yo creo que a todo el mundo nos ha influido las cosas que hemos vivido. En mi caso, el hecho de ver a mi entorno consumir información y que eso fuera parte del centro del día y de la rutina siempre me influyó. En mi casa, por ejemplo, no sólo se veían las noticias sino que se le daba especial importancia. En casa de mi abuela siempre estaba la radio encendida y a mi padre le solía ver leyendo el periódico. Esto, unido a mi interés por conocer lo que le pasaba a la gente más allá de mi circulo, fue lo que me llevó hasta aquí. También recuerdo una vez que me marcó mucho, estaba viendo las noticias con mi familia y salió una cobertura en directo de Almudena Ariza, una periodista de RTVE, en un conflicto bélico. Me impactó verla con tanta serenidad en medio de semejante situación.

Si tuvieras que quedarte con 3 momentos profesionales, ¿Cuáles serían?

En primer lugar, nunca me olvidaré de la primera edición de los premios NIPHO de mi universidad, que fue lo que realmente me permitió comenzar a trabajar en La Sexta.

Pondría también todos los primeros días y primeras veces. Mi primer directo en la calle, el primer día que tuve que estar en una campaña electoral, o el primer día que tuve que salir a primer plató, a Al Rojo Vivo o a El Objetivo, es importante de nunca olvidarse de los inicios.

En otro momento profesional importante, pondría las entrevistas con todas las personas con las que he podido hablar que estaban atravesando situaciones muy complicadas, porque siempre pienso que es de una generosidad enorme que alguien se abra para hablarte de hechos tan duros. Porque al final los dices en alto y dejan de formar parte de ti para dárselos al mundo. Por ejemplo, mujeres supervivientes de violencia de género, el esfuerzo de hablar para ayudar a otras mujeres, o el de una madre o un padre que te habla de un duelo por el suicidio de un menor, o también una persona mayor que te hable del amor, ¡con lo íntimo qué es eso!

¿Y en el Bierzo?

Muchos de los momentos felices que tengo huelen a monte. A naturaleza. Siempre que voy de Madrid a ‘Ponfe’ bajo la ventanilla, para que entre el aire fresco, y como digo yo siempre que vengo con alguien de fuera: “¡Ya huele a casa!”. Pero si tuviera que elegir un rincón… me apasiona perderme por el Valle del Silencio, y sin duda, el Palacio de Canedo, uno de mis sitios favoritos.

¿Ha cambiado el periodismo desde que te graduaste hasta hoy?

Aunque haya evolucionado, la base sigue siendo la misma: hay que contar bien las historias. Lo que pasa que ahora ha cambiado el envoltorio, las nuevas tecnologías y la aparición de las redes sociales ha revolucionado de una manera muy importante la forma de comunicar a la gente y la forma que tienen de informarse. Hay que aprovecharse de ello pero con responsabilidad. Contar las cosas con rigor, empatía y honestidad sigue siendo lo más importante.

¿Qué te ha enseñado el Bierzo?

Estando fuera es cuando más he puesto en valor la importancia de los orígenes. Yo creo que me ha enseñado a valorar vivir en un entorno rodeado de naturaleza, de montañas donde te puedes escapar a pueblos que te reconfortan y te hacen sentir en calma. Es mi refugio, el lugar que me recuerda quién soy y de dónde vengo. Pero sobre todo, me ayuda a coger perspectiva, a ampliar el foco, a recordar que no todo es frenético y que no todo sucede en Madrid. Conocer otras preocupaciones y otra forma de ver las cosas, tener un lugar siempre a donde volver te hace mejor porque amplía ese horizonte y esa perspectiva.

¿Y el periodismo?

Lo que me ha permitido es acceder a realidades e historias a las que muy probablemente no hubiera podido acceder si no hubiera sido por mi trabajo. Me ayuda a ser más tolerante y más respetuosa. A participar en la labor esencial de que la ciudadanía debe de estar informada. Es clave para poder tomar decisiones, para una capacidad crítica y poder formar tus propias opiniones. Es súper necesario y haber podido ser parte de ello me enorgullece porque amo mi trabajo y es, con toda mi humildad, muy necesario.

¿Hay algo que te gustaría cambiar de la profesión?

No es tanto algo que me gustaría cambiar, pero sí recalcar la necesidad de ser prudente. Muchas veces es mejor esperar y contener el impuso de dar una información para  tenerlo todo super atado, que esté correcto y que haya un contexto. Así nos aseguramos de que la información que estamos dando es de calidad, que es a lo que nos debemos.

¿Te gustaría volver a tu tierra?

Nunca he sentido que me haya ido. Vuelvo con frecuencia, no solo en fechas especiales, también por encontrar esa calma. Aunque me encanten las posibilidades que me ofrece Madrid, parte de mi hogar es el Bierzo, y no creo que eso vaya a cambiar nunca. No es que me gustaría volver, es que creo que nunca me he ido del todo.

 

La berciana Lorena Baeza en el programa El Objetivo.

 

 

3 comentarios en “Del Bierzo al cielo: La ponferradina Lorena Baeza y su triunfo en la comunicación nacional

  1. Sin ánimo de criticar, poco Bierzo parece que haya pisado esta rapaza. Habla del más absoluto tópico: el Valle del Silencio y el Palacio de Canedo, dos de las principales dianas del turista que viene a vernos.
    Y en sus redes sociales (Instagram) NI UNA SOLA FOTO de su comarca. Cuánto mejor nos iría si hiciese algo de propaganda de “su” tierra, aunque sólo fuera para que vinieses más visitantes, pobre consuelo que nos queda aquí.

  2. Me parece que poco pisan su tierra hay otras muchachas que trabajando en Madrid y sin tanta historia y también con premios y internacionales de digital pisan y hablan bastante más su tierrra, las conozco bien porque alguna me toca bien de cerca,

Los comentarios están cerrados.