Num: 7785 | Viernes 1 de marzo de 2024

Charo Carpallo: la revolucionaria mujer que entraba en las minas del Bierzo embarazada de 8 meses

Trabajó como administrativa en la mina, pero también fue vendedora ambulante, soldadora, colocadora de pizarra y cortadora de árboles

Charo Carpallo, en su casa de San Esteban de Toral. / QUINITO

María Rosario Carpallo, más conocida como Charo o Charin, es natural de Bembibre, concretamente del barrio de la Judería de este municipio berciano, y nació el 11 de diciembre de 1961. Por aquel entonces “hacíamos lo que ahora a todos les asombra: lavábamos en la fuente y a veces caíamos de cabeza al agua en pleno invierno”. En general, Charo confiesa que “vivíamos en una sociedad bastante machista”.

Por aquel entonces, “las mujeres no podían ir a ningún sitio sin el permiso de su familia. No eran mujeres libres. En mi casa se vivió menos ese machismo porque a mi padre le mataron a su padre en la guerra, tuvo siete hermanas, cuatro hijas totalmente revolucionarias y su mujer era de armas tomar así que el pobre lo tuvo clarinete. Él lo intentaba, le salía levantar la voz, pero no podía con nosotras”, cuenta entre risas.

Esta berciana se define como una revolucionaria y si hay un hecho que destaca de su vida es su etapa trabajando como administrativa en empresas de minas, en las que no solo hacía el trabajo de oficina. “Estando emabrazadísima con un barrigón, los trabajadores de la mina me llamaron para decirme que les faltaba una pieza. Como mi jefe no estaba, fui yo misma a comprarla, conduje la furgoneta para llegar a las minas y me metí en una de ellas para llevarles la herramienta”.

Valiente y con coraje. Charo, hija de minero, asegura que “cuando vives en una zona marcada por la minería y todo lo que has visto gira en torno a ella, no te da miedo meterte en una mina. Es como andar por casa”.

Esta berciana cuenta con orgullo que, a pesar del machismo que reinaba en las minas, fue la primera y probablemente única mujer a la que los trabajadores le propusieron para ser el enlace sindical y minero de seguridad. “Los de Comisiones Obreras se echaron las manos a la cabeza porque decían que cómo iba a ser una administrativa la representante del sindicato si estaba de parte del jefe. Sin embargo, yo siempre luché por los derechos de los trabajadores”.

Charo Carpallo, en su casa de San Esteban de Toral. / QUINITO

Dedicada a la gente

Si hay algo que define a Charo es que le encanta la gente. Si le preguntamos a qué se dedica actualmente, contesta con rotundidad: “me dedico a la gente”.

Otro de los episodios que ha marcado su vida ha sido su última etapa, que finalizó hace apenas dos años. “Un buen día, a través de uno de los clientes de mis casas rurales, comencé mi andadura como vendedora ambulante por los pueblos del Bierzo”. Charo vendía fruta y verdura a todas aquellas mujeres que no tenían la posibilidad de desplazarse a hacer la compra todos los días.

“Eso acabó siendo una locura. No solo les vendía fruta y verdura si no que acabé comprándoles ropa y llevándoles los medicamentos que necesitaban. Acabé comprando un altavoz y cantando y animando a los pueblos por los que pasaba en verano. Tengo muchas anécdotas y todas las vecinas de esos pueblos se convirtieron en amigas”.

Charo admite con tristeza que “es un trabajo muy duro y, aunque fue maravilloso, era agotador porque esas personas que se habían convertido en amigos se morían y me pasaba los fines de semana de entierro en entierro”.

Además de administrativa y vendedora ambulante, Charo trabajó como soldadora, colocadora de pizarra y talando árboles. Nos detenemos en esta parte de la historia para hacer especial hincapié en su testimonio. “Siempre quise cobrar lo mismo que los hombres pero es algo que nunca he conseguido. Haciendo el mismo trabajo siempre he cobrado menos por el simple hecho de ser mujer”.

A pesar de todo, Charo asegura que el machismo ha cambiado a lo largo de los años aunque “todavía me sigo riendo cuando veo a un hombre solo empujando un carrito como diciendo esto no es mio. Pero sí que ha cambiado. Los chicos pueden llorar, abrazar, besar. De aquella mi padre no podía besar, ni abrazar, era el hombre que tenía que impartir disciplina. Cuando estaba en la recta final de su vida yo ya le decía ‘papá que te vas a morir y te llevas todos los besos. Besa, abraza’. Ahora los hombres pueden ser más sensibles, pero sigue predominando el machismo en los trabajos”.

Como consejo para que esto cambie, esta berciana empoderada manda un mensaje: “tenemos que educar a nuestros hijos”.

Charo Carpallo, en su casa de San Esteban de Toral. / QUINITO

Premios Mujer Bierzo 2022

El Ayuntamiento de Bembibre, presidido por Silvia Cao, ha propuesto a esta berciana como nominada a los Premios Mujer Bierzo 2022 que organiza El Bierzo Digital. Estos premios buscan reconocer y galardonar la encomiable labor de todas las mujeres y, especialmente, a las de nuestra comarca.

Puede conocer al resto de nominadas en la sección de reportajes de las candidatas a los Premios Mujer Bierzo 2022 de El Bierzo Digital.

Charo Carpallo, en su casa de San Esteban de Toral. / QUINITO

Esta entrada tiene 3 comentario(s).

  1. Con todo el respeto , mi madre trabajó .viajo e hizo lo que le dio la gana .Igual que yo.
    La sociedad machista , también, la construyen las mujeres.

  2. Merecidisima nominación.
    Charo es una institución en Bembibre y un ejemplo de superación, sobre todo para nosotras, LAS MUJERES, que como ella dice, tenemos que estar demostrando lo que valemos, todos los días.
    Mucha suerte!!. Te lo mereces!!.

Los comentarios han sido cerrados.

ACTUALIDAD DIGITAL IBÉRICA
redaccion@elbierzodigital.com | publicidad@elbierzodigital.com | administracion@elbierzodigital.com


© 2024 Actualidad Digital Ibérica. Todos los derechos reservados.