Prorrogada la época de peligro medio de incendios hasta el 20 de octubre

La escasez de lluvia obliga a mantener un importante despliegue de medios para atajar cualquier conato que se produzca
Incendio forestal en Quilós / EBD

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio prorrogó la declaración de peligro medio de incendios forestales en las nueve provincias de Castilla y León, del 14 al 20 de octubre, ya que las condiciones meteorológicas de comienzo del mes de octubre no han traído consigo la precipitación necesaria para paliar la sequía acumulada.

Tal y como informó el departamento en un comunicado, las actuales previsiones meteorológicas indican la entrada de una borrasca a partir del día 15 que afectará sobre todo al oeste de la Comunidad y que tiene poca probabilidad de lluvia asociada que pueda mejorar el estado de la vegetación. “El riesgo sigue anormalmente alto para la época del año, debido a los factores ya mencionados: sequía acumulada y estado de la vegetación”, consideró la Junta.

Por ello, el Ejecutivo continuará con un importante despliegue de medios para atajar cualquier conato que se produzca. Se asignará personal de guardia, tanto de agentes medioambientales como de técnicos especialistas en extinción. Siguen operativos 13 medios aéreos en sus bases hasta el día 16, cuando quedarán diez. Hay una cuadrilla helitransportada por base y continúan operativas gran parte de las autobombas. Las cuadrillas terrestres trabajan además en el monte con disponibilidad para acudir a los incendios y continúa la prestación del 30 por ciento de los retenes de maquinaria.

Recomendaciones a la población

Con efecto de esta declaración entran en vigor las medidas preventivas específicas establecidas para esta época de peligro en la Orden FYM/510/2013 por la que se regula el uso del fuego y se establecen medidas preventivas en Castilla y León. La Junta recordó que está prohibido, en el monte y en los terrenos rústicos a menos de 400 metros del monte, la quema de rastrojos, hogueras y fogatas, encender fuego en las áreas de descanso de la red de carreteras, tirar fósforos, colillas o cualquier material en ignición al suelo; la quema al aire libre de basureros, vertederos o cualquier acumulación de residuos de cualquier tipo; arrojar fuera de los contenedores de basura, desechos o residuos que con el tiempo puedan resultar combustibles o susceptibles de provocar combustión, tales como vidrios, papeles, plásticos, aerosoles, mecheros, etc.; aparcar vehículos en los caminos, pistas forestales y cortafuegos de modo que supongan un impedimento al paso de los vehículos del Operativo de lucha contra los incendios forestales.

El lanzamiento de cohetes, globos o artefactos de cualquier clase que contengan fuego requiere además la correspondiente autorización en el monte y en los terrenos rústicos a menos de 400 metros del monte. No se darán autorizaciones de quema de vegetación y restos vegetales, en el monte y en los terrenos rústicos a menos de 400 metros del monte, en este periodo.

La Junta de Castilla y León confía en que la población siga extremando la prudencia en sus actividades de trabajo y ocio al aire libre para evitar el inicio de un posible incendio y, en caso de producirse, alerte a través del 112. Asimismo se recuerda que la realización de actividades no permitidas puede causar incendios que ocasionen un grave riesgo para las vidas humanas, poblaciones y otros bienes, así como para el patrimonio natural y cultural y que, además, pueden ser acciones constitutivas de delito, por lo que la Administración efectuó un llamamiento a la responsabilidad y a la colaboración ciudadana para evitarlas.

Se puede consultar información actualizada sobre las limitaciones existentes para el uso del fuego en la APP Incendios Forestales Castilla y León y sobre los incendios de especial significación en la cuenta de Twitter Naturaleza Castilla y León (@naturalezacyl).