El grupo socialista en el Ayuntamiento de Bembibre afirma que el cobro del agua está fuera de la ley porque “después de seis años y pico de mandato, a pesar de que en 2011 recibió en tramitación la concesión administrativa únicamente a falta de concretar el caudal”, el alcalde “no solo no ha conseguido legalizar la captación de Bárcena sino que también está a punto de perder la licencia de la captación de San Facundo por no haber realizado las obras de mantenimiento, explotación y emergencias de la presa que le ha prescrito la Confederación Miño-Sil”. “Y lo que es peor, Otero, que había hecho de la presa de San Facundo la obra de su vida, sigue sin plantearse siquiera la inversión necesaria para realizarla”, añade.

Los socialistas sostienen que la  presa de San Facundo es una solución para el municipio en los meses de invierno, “pero hay que tenerla en condiciones y eso implica emplear dinero”. “Así, la Confederación ha aplicado las multas. Por la presa de San Facundo se le ha impuesto una sanción de 5.000 € con apercibimiento de cierre. Y por la traída de Bárcena nos caído dos multas, una de 45.000 € y otra de 10.686,68 €”, sostienen.

El PP acusa al PSOE de indignidad política

“Nos asombra la falta de pudor y de lealtad institucional, que podríamos calificar hasta de “indignidad”, de las manifestaciones efectuadas desde el grupo socialista de Bembibre con relación al suministro de agua. Máxime cuando la situación en ambos suministros viene de la irresponsabilidad del grupo socialista, con equipos de gobierno de los que formaba parte el portavoz   Gerardo Álvarez Courel”.

Con estas palabras ha contestado el alcalde, Manuel Otero, las críticas socialistas. En relación a la “ilegalidad” del suministro de San Facundo, el PP le recuerda al PSOE que la presa lleva 40 años construida y que durante las dos décadas que los socialistas gobernaron Bembibre “no movió un dedo para solucionarla”. “Desde la entrada del gobierno popular en el ayuntamiento se han iniciado y siguen desarrollando todos los pasos precisos para solucionar esa situación”, indica.

Así, Otero pone como ejemplo que se ha elaborado el preceptivo plan de emergencias y evacuación y se han estudiado, diseñado y valorado las posibles actuaciones para mejorar las instalaciones y ajustarlas a necesidades y normativas, al  tiempo que se buscan fondos, “de los que se dispondría si no hubiese que hacer frente a la deuda y los posteriores y desmesurados gastos que genera la irracional traída de Bárcena -construida bajo gobierno socialista”.

Además, explica que una de las sanciones recibidas en el ayuntamiento de Bembibre ha sido por la construcción de dos pasarelas, “siendo concejal de medioambiente el socialista Manuel Ángel Rey”. “Pasarelas que se construyeron sin autorización y de forma ilegal y que Confederación obligó a retirar y además pagar una multa por ellas”, destaca.

También manifiesta que la multa relacionada con la traída de Bárcena se realizó sin licencia, y que a ello corresponde la segunda sanción, que además no ha sido impuesta al Ayuntamiento de Bembibre si no a la Mancomunidad “de la que también forma parte del equipo socialista de Castropodame”. “En su ruin afán de denostar al alcalde de Bembibre no tienen ustedes pudor en acusar de ilegalidades a compañeros de sus propias filas”, explica. Ambas multas están recurridas, según informa el alcalde.