Raúl Pérez recibe la Espiga de Honor de la Seminci

El Festival, uno de los certámenes de cine más importantes de España, reconoce en su sección gourmet la labor de repercusión nacional del enólogo berciano
Raúl Pérez recibe la Espiga de Honor. / Seminci
Raúl Pérez recibe la Espiga de Honor. / Seminci

La sala Fundos fue el escenario para la presentación de A fuego lento, una película incluida en la categoría Cine Gourmet que fusiona la gastronomía con el cine. La inauguración de Cine Gourmet en la 68ª edición de la Seminci se convirtió en una ocasión especial para otorgar una de las Espigas de Honor. El galardonado en esta ceremonia fue Raúl Pérez, enólogo cuyo legado ha tenido un impacto determinante en la historia del vino español, según las palabras de Roberto Lozano, quien presentó el evento.

Lozano elogió a Raúl Pérez como un orgullo para la industria del vino, tanto en España como a nivel internacional. Pérez, nacido en Valtuille de Abajo, ha sido reconocido en dos ocasiones como el mejor enólogo del mundo. Su enfoque en la elaboración de vinos siempre ha estado arraigado en el respeto por la naturaleza. Lozano destacó la habilidad de Pérez para transmitir el valor del terruño, la transformación del viñedo y el poder de la naturaleza en sus creaciones vinícolas.

Raúl Pérez, Espiga de Honor

Tras otras intervenciones ha llegado el esperado momento: la entrega de la Espiga de Honor a Raúl Pérez, “por su valiosa contribución al mundo del vino, de la gastronomía, y por su apoyo a la promoción cultural de Castilla y León”, en palabras de Lozano. El premiado, visiblemente emocionado, ha subido al escenario para recibir el premio, en manos de Víctor Alonso Monge, entre numerosos aplausos.

“Muchísimas gracias por esto. Creo que ha sido un año que me lo he pasado llorando. Ha sido un año muy complicado, con muchos altibajos, un momento complicado en la economía. Todo lo que pasa en el mundo, las guerras… machacan la economía y el mundo del vino”, ha lamentado Raúl, quien ha asegurado que recibir un premio siempre es increíble. “Somos gente que pasamos ciento cincuenta, doscientos días fuera de nuestra nación, y que en nuestra comunidad y en nuestro país se nos reconozca para mí es un gran orgullo”, ha admitido.

“Esto ni en los mejores sueños te pasa. He tenido un montón de reconocimientos, y conseguir la tercera estrella Michelin… creí que era ya el último respiro, que mi vino ya no se entendía. Y ahora conseguir terminar este año de incertidumbre con este reconocimiento y todas estas palabras que me encogen el corazón… Al final lo más grande que hay en el mundo es que tus compañeros reconozcan tu labor”, ha asegurado Raúl, dando finalmente las gracias “a Seminci y a todo el equipo que lo ha hecho posible”. “Es un premio para ellos”, ha concluido.

La presentación ha finalizado con la proyección de A fuego lento, un largometraje dirigido por Trần Anh Hùng que, tras una sucesión de exquisiteces al comienzo de la película, desarrolla una pasión entre fogones, platos y copas de vino que va más allá de la cocina. Una sabrosa propuesta sensorial que le valió el Premio a la Mejor Dirección del Festival de Cannes.