La mejora del sector pizarrero en la provincial leonesa, con 258.000 toneladas producidas entre enero y junio de este año, con una facturación de 135 millones, debe traducirse, según subrayó hoy el secretario de Industria de CCOO en León, Ángel Manuel Santos, en un cese en el recorte de los derechos de los trabajadores que en algunos casos, dijo, sufren situaciones “calamitosas”.

La realidad de esta industria contrasta con la debacle del sector carbonero y eléctrico, dado que el Gobierno, denunció el secretario autonómico de Industria, Gonzalo Andrés Díez, no tiene voluntad política por apostar por su pervivencia. Por su parte, la Junta -según CCOO- mantiene ahora una actitud menos beligerante con el actual ministro del área que la que tenía con su antecesor.

En cualquier caso, critican, el Ejecutivo sigue incumpliendo el Plan que regula el sector, no favorece la quema de mineral autóctono en las térmicas, prepara un Real Decreto para cerrar las centrales térmicas que lo consumen y facilita la entrada de carbón de importación, convirtiendo -lamentó- al Musel de Gijón en la mayor mina de España en la actualidad, ya que es allí donde descargan los barcos que lo traen “a saber de dónde y extraído en qué condiciones”.

CCOO, que quiso iniciar hoy el curso ‘laboral’ de la Comunidad en León, anunció la posibilidad de llevar a la Fiscalía el incumplimiento de la normativa que obliga a tener personal en todas las estaciones de servicio de la autonomía (había 120 no atendidas de las 800 totales). Al sindicato le parece “grave” la dejación de funciones que considera está haciendo la Junta en este asunto.